jueves, 18 de septiembre de 2008

Preguntas existenciales

Mientras baño a Manu suceden la mayoría de los diálogos que les suelo contar. Es un momento donde contectamos mucho; aprovecho para prestarle exlusiva atención, inventarle juegos e indagar sobre cómo se siente.

Ayer me dijo:

_ Mamá, yo ya no soy un bebé... pero, ¿y si hubiese nacido chinito?

_ ¿Cómo hubiera sido hijo?_ le pregunté intrigada.

_ Y, hubiera nacido en la China y no te hubiera conocido para que seas mi mamá... 

3 comentarios:

Verónica dijo...

Mai, una ternura...
Que lindo que nos vuelvas a traer estos diálogos con Manu!!

Cariños. Vero

Françoise dijo...

Yo no se que cara haces cuando escuchas ese tipo de cosas... yo estoy PLOP!!!! me dan ganas de comermelo a besos.
Gracias a Dios que no fue chinito y que tu eres su mama, porque no tendriamos la suerte de escuchar esas historias, jaja. besitos

Rossana Vanadía dijo...

Claro que te matan esos diálogos. Con el mío juego a la play y él estalla de felicidad y me dice: sos la mejor mamá que me ha tocado. Chan. Me enamora.