martes, 23 de diciembre de 2008

Mis deseos para todos los años venideros



Leyendo el blog de La Turca, encontré estas palabras. Agradeciendo a todas las hermosas Mujeres del Bosque que participan de este espacio y a los varones o Gnomos del Espacio que sé que también lo leen (aunque en silencio), les hago partícipe de mis deseos para todos los años venideros (y no sólo para el que viene, pues la tarea es ardua).
Para todas las mujeres sin importar credo, religión, clase social, elección sexual, política y demás, y para todos los hombres que acompañen y celebren a las mujeres que componen su mundo, les comparto mis deseos:  


IMAGINA UNA MUJER...

Imagina una mujer que cree que es correcto y bueno que ella sea mujer. Una mujer que honra su experiencia y cuenta sus historias. Que no acepta cargar con los pecados de otros en su cuerpo y su vida.
Imagina una mujer que cree que ella es buena. Una mujer que confía en sí misma y se respeta. Que escucha sus necesidades y deseos y los abraza con ternura y gracia.
Imagina una mujer que ha reconocido la influencia del pasado en el presente. Una mujer que ha recorrido su pasado. Que ha sanado en el presente.
Imagina una mujer autora de su propia vida. Una mujer que inicia, se esfuerza y se mueve en su propio nombre. Que no acepta rendirse, excepto a su Ser más verdadero y a su voz más sabia.
Imagina una mujer que nombra a sus propios dioses. Una mujer que imagina la divinidad a su imagen y semejanza. Que diseña su propia espiritualidad y permite que ella le informe su vida diaria.
Imagina una mujer enamorada de su propio cuerpo. Una mujer que cree que su cuerpo es suficiente, tal como es. Que celebra su cuerpo y sus ritmos y ciclos como un recurso exquisito.
Imagina una mujer que honra el rostro de la Diosa en su propio rostro cambiante. Una mujer que celebra la acumulación de sus años y su sabiduría. Que se niega a usar una preciosa energía ocultando los cambios en su cuerpo y en su vida.
Imagina una mujer que valora a las mujeres en su vida. Una mujer que se sienta en círculos de mujeres. Que le recuerdan la verdad sobre sí misma cuando ella olvida.
Imagínate a tí misma como esa mujer.
Tomado de "Imagine a Woman in Love with Herself," by Patricia Lynn Reilly, M. Div., (c) 1995

El hermoso dibujo es de Lunara.
Felicidades miles para todos!

viernes, 19 de diciembre de 2008

Mi suegra y yo


Raro tal vez para muchas, pero adoro a mi suegra. Es una mamá increíble, llena de entrega, y una abuela sin límites, de desmesurado amor. Compañera, señora sabia, mañera, callada, charlatana, todo según la ocasión.
El chiste es que Javier es carne de diván, porque según dicen, somos iguales. En lo despistadas, en lo amorosas, en lo cabeza dura, en tener la reacción de encogernos de hombros cuando nos retan por algo, en no saber dónde guardamos las cosas, en que amamos a los niños y a los viejos, y a los animales también.
La adopté como abuela, porque el tiempo de tener mis propios abuelitos ya pasó. Y fue increíble. Debe ser por eso que sigo necesitando una compañía como ésta; sufro de "abuelitis".
Somos las dos todo entrega, y somos perras si nos joden, porque no olvidamos las heridas. Sabemos dar vuelta la página y poner la otra mejilla... a veces (pero con los hijos, siempre).
Hace unos meses nos reímos hasta el hartazgo (yo, sobre todo) cuando rebautizó al que era novio de la Alfano. Dijo "Alei Matei", en lugar de "Matías Ale". Pero ni les cuento cuando la que dió nuevo nombre a otro de estos personajes tragicómicos fuí yo. Dije "Gino Dolta", en vez de "Nino Dolce".
Anteayer faltó Fran, la señora que limpia mi casita una vez por semana. Día en el que la abu ayuda, no quiso ser menos que aplicada y se decidió a limpiar los pisos "para que queden como a nosotras nos gusta". Muy esmerada ella, muy atolondrada yo (queriendo estar en todas) produjimos la siguiente escena: salgo de bañarme, turbante de toalla en la cabeza, suena mi celular, apenas corro hacia el living... _ Cuidado que está moja...!_ dijo ella, en el mismísimo momento en el que me desparramé en el piso como nunca en mi vida. Fue un flash!!! Pelos al viento, piernas en el aire, volé por primera vez (literalmente hablando).
Y la de hoy fue el colmo! Llega a casa para el acto de Fin de Año del jardín de Manu, diciendo que tenía que lavarse el pelo, porque había hecho otro "bluper". _ Y ahora qué?_ le pregunté. _ Es que estaba hablando con la vecina por teléfono en el baño, y me quise poner spray en el pelo... y me puse Raid!! (léase: insecticida). Genial!!!
En fin, con esto quiero argumentar que la quiero, que me enorgullece parecerme, que le agradezco su amor y apoyo incondicional, que admiro su sabiduría, su sencillez, su entrega.
Y que el hijo sea carne de diván por este tema, debería agradecérnoslo!

miércoles, 10 de diciembre de 2008

Noche de encuentros...


Increíble noche viví el lunes feriado. Calor, entusiasmo, emoción, recuerdos, encuentro; todo en su máxima expresión.
Nos conocimos personalmente con Xime después de unos meses de encuentros virtuales, con la cita para ir a ver ni más ni menos que a Serrat. Sí! Ví al Nano por primera vez!
Me encantó cómo Xime relató el encuentro; yo lo viví tal cual ella, y por eso los invito a que lean ese post cargado de emoción. A mí me quedó la sensación en la mente y la imágen en las retinas como de una polaroid ciudadana, de una velocidad excitante, de dos mujeres gozosas de la vida que se regalan un ratito de compañía y camaradería a fin de compartir algo emocionante para ambas: ver a un artista que forma parte de la historia personal de cada una, con recuerdos evidentemente significativos para ambas. La charla previa al show ya fue un espectáculo en sí mismo, y eso fue lo primero que me hizo re feliz. Compartir cervecitas bien frías sin temor a mostrarse con sus efectos a flor de piel es para mí un indicador de que vamos bien. Así que ni les cuento lo divertido de ingresar al teatro con cara de horror al ver las escaleras taaannn empinadas, y tener a Xime para que en ese preciso momento, y sin pedírselo siquiera, me tomara del brazo al mejor estilo "confiá en mí, yo te llevo" para escucharla confesar, una vez sentadas, que ella no estaba mejor.
Teatro repleto, luces apagadas, dos únicos lugares desocupados, deberían ser los nuestros. Eran. Silencio expectante, aplausos... el Nano! Qué emoción!!! _ Vale llorar?_ le pregunté a Xime. _ Siempre_ respondió ella.
Y de ahí en más una sucesiva secuencia de recuerdos, de sensaciones, de volver a ser niña, hija, madre, esposa, mujer. Escuchar la voz de Serrat me hizo cerrar los ojos y viajar instantáneamente a mi niñez y sentir ternura por lo que imaginaba escuchando esas canciones con la inocencia de la edad.
Segunda canción: "Una mujer desnuda y en lo oscuro". Llanto total, espontáneo, desprejuiciado, qué me importa que me vean, si sentir tanto es tan lindo. Y la imágen de mi papá escuchando ese tema con cara de extasiado, dejándome el primer recuerdo de ese hombre aún hoy enamorado. Y "De vez en cuando la vida", que hizo que volviera a ver a esa misma niña junto a su papá tomando un café con la tacita blanca, réplica en miniatura de la de él, después de una siesta, imaginando que la canción detallaba esa imágen "...toma conmigo café... se suelta el pelo y me invita a salir con ella a escena", pintando en mi mente una mujer de pelo largo y negro, saludando desde el escenario de un teatro. Y ni qué decirles con "Esos locos bajitos". Recordar escuharla como hija y hoy como madre, eriza la piel. Las que no cantó en realidad no faltaron, porque pedirle más era casi un improperio. Dió todo con su natural sencillez, con su talontosa actitud y con la calidez de sus palabras.
En fin, de esos placeres inigualables que quedarán en la memoria, compartidos con alguien que se atreve a sentir y a vivir sin escatimar ni una emoción.

martes, 9 de diciembre de 2008

"The Zutons"



Estoy escuchando esta banda que me encanta. Me parecen auténticos, talentosos, con influencias interesantes. Me sorprendió la presencia femenina en el saxo; las bandas con integrantes mujeres me resultan de una estética arrolladora.
Me encantó este en vivo en Abbey Road.

domingo, 7 de diciembre de 2008

Las enseñanzas de las Hadas


Ahora entiendo cuando Javier me dice que la niñez de Manu le hace revivir la suya. Que comprende sus gustos y puede incluso adelantarse a lo que le va a gustar, teniendo siempre posibilidades de sorprenderlo. Yo también revivo mi niñez en la de mi hijo, pero me refiero más que nada a la identifiación por el género.
Hoy me pasó a mí, y me lo ensañaron las Hadas.
Paz y yo empezamos a ver la película de Campanita. No conocía bien la historia de este hadita, pero siempre me gustó sobre todo por su sencillez. Paz se durmió profundamente y yo quedé inmersa en esta historia. Ví toda la peli y fuí niña otra vez. Recuerdo cómo me gustan las hadas y otros seres mitológicos desde siempre (por algo tengo un hada tatuada en la piel). Cada uno de estos seres de fantasía representa algo del mundo, y nos dan la posibilidad de repensarlo una y otra vez.
Tambíen me acordé de cuánto me gustan las cajitas de música (Campanita le devuelve a una niñita su cajita perdida). Tuve una amarilla y mi hermana una roja. Mi abuela China nos las regalaba, porque a ella le encantaban. Recuerdo que tenía varias en la cómoda de su habitación. Cuando nosotras ya éramos adolescentes nació una niñita especial en nuestra familia y mi abuela le regaló una cajita de música con una bailarina. Cuando mi abuela murió, la nena en silencio entró a la habitación, abrió la cajita, le dió cuerda y se sentó en el suelo a escuchar la canción. Lloró de triteza por lo que estábamos perdiendo, con una brillante conexión con la belleza. Tal vez un hada estuvo ahí...
Sueño con revivir un mundo de fantasía con Paz, y que ella me invite a formar parte del suyo. Adoro haber tenido una niñita!
La historia de Campanita deja muchas y hermosas enseñanzas:
"Abre tus alas, tus sueños ya quieren volar. Sé quien quieres ser, brilla en donde estés. Escucha bien tu corazón, cree, atrévete. Pinta tu mundo de rosa pastel, cree en tu talento, es tuyo el pincel. Vuela a la cima de tu libertad, suelta tus miedos, lo vas a lograr. Vive tu canción, canta inspiración. Sólo cree, atrévete."
"Siempre a tí mismo sé fiel."

jueves, 4 de diciembre de 2008

Sensaciones


Es tarde y acabo de terminar de trabajar. Quiero irme a casa pero me quedo un ratito más en éste que también es mi lugar. A solas, sintiendo placer de estar haciendo lo que me gusta, lo que elegí. Tanto recorrido, tantas etapas.
Me gusta este espacio, estas 4 paredes. Cómo suena la música, la calidez de su luz, cómo se ve el sol desde la ventana. El silencio.
Aquí me encuentro con una parte de mí; conecto con esa otra yo. Con la que trabaja, ejerce, escucha, pregunta, concluye. Con la que siente que hace algo por los demás y por ella misma. También con la que se equivoca, y ésa, justamente ésa, es la que más me cuesta aceptar. A veces soy tan rígida conmigo que me asusta. A veces confío tanto en mí que tropiezo. Qué se yo...
Qué lindo es apropiarse de los espacios y encontrar en ellos un pedacito de quiénes somos, de nuestros gustos. En mi escritorio un calendario de Klimt, que ya está próximo a quedar caduco. Algunas fotos, dos dibujos de Manu. Mi título universitario, orgullo por tanto esfuerzo. Un anotador de Natura que dice "Creer para ver". Un tarjetero con las tarjetas más lindas, diseñadas por mi amor. Y próximamente dos cuadros con dibujos de Lunara. Amy Winhouse suena tan bien aquí!
Y así, mirando atrás y viendo tanto recorrido, encuentro por fin esta sensación de pertenencia. Mi lugar.
Y ahora sí, me voy a casa.

sábado, 29 de noviembre de 2008

Próxima estación: Destete

Siento que la estación Destete se acerca. Es una decisión a tomar, a ejecutar, y también es una sensación que emerge de a poco, muy de a poco.
Paz toma la teta y eso me hace una mamá feliz. Siento que aunque crezca tanto y muestre cada vez más indicios de independencia a través de la teta seguimos teniendo una unión especial, una comunicación basada en lo emocional,  en la intuición.
Pero como dice el poeta, todo empieza y todo tiene un final. Y aunque las dos disfrutamos de esto, a veces se me hace cuesta arriba. Cuando estamos todo el día juntas quiere teta todo el tiempo; cualquier excusa para ella es válida. Y eso me cansa, a veces hasta el agotamiento. Y ni les cuento si estamos en lugares públicos! Lo que antes sentía como lo más natural del mundo (sí, pelaba teta donde fuese necesario), hoy me da cierto pudor. 
Hace unos meses no podía ni pensar en el destete, porque implica un final. Hoy siento que vamos en camino, aunque todavía no llegamos a destino.
De a poco, despacio, comunicándonos en este tiempo de cambios me parece lo mejor. Básicamente tengo pensado reducir las tomas a dos momentos (como sucede los días de semana): a la noche y al amanecer. Cuando paso por esos momentos de cansancio me siento como las perras con sus cachorros, cuando ellas se levantan exhaustas, dejando atrás a sus crías confundidas, que se juntan para darse calor (qué hermosos recuerdos de mi infancia rodeada de animales)... Claro, como no soy una canino le digo a Paz que la tetita se fue, y ella con su manito le dice chau. Cabal muestra de que entiende todo. Cuando me pide la teta me mira con esos ojitos tan tiernos y transparentes como pidiéndome tímidamente una vez más.
No sé "cómo se hace"; no quiero recetas ni libros que lo "explican todo". Quiero mi intuición y seguramente consultaré una puericultora cuando sienta que llegó el momento. Y lo que sí quiero es que compartan sus experiencias conmigo; que me cuenten cómo lo hicieron, cómo transcurrieron el proceso. Como antaño, prefiero la sabiduría de la experiencia transmitida de mujer a mujer, de madre a madre.
Y ahí vamos. El tren sigue su marcha; dejo de escribir porque Paz quiere la teta, aunque cada vez más cerca de la próxima estación!
 

miércoles, 26 de noviembre de 2008

Nuestros 10 años


En Octubre cumplimos 10 años de pareja con Javier. Desde entonces quería compartir en este espacio la felicidad que siento por este aniversario.
10 años es un montón! Un montón de vivencias, de encuentros y de algunos desencuentros. Lo que más feliz me hace es que no "duramos" 10 años, sino que vivimos intensamente todo ese tiempo. 
Me siento orgullosa de lo que logramos. Nuestra relación nos permite crecer, desarrollarnos, expandirnos.
Hoy somos más de lo que anhelábamos en aquellos tiempos de idilio. Dicen los que saben que un amor maduro (para ser tal) debe pasar por tres etapas: el enamoramiento (idilio), la desilusión, y la aceptación del otro. Esto no quiere decir que no estemos enamorados, sino más bien todo lo contrario. Amar al otro tal cual es, con sus defectos y virtudes, con sus flaquezas y proezas, es el verdadero amor.
Vivimos 10 años a toda velocidad, eso sí. Siempre decimos que desde que nos conocimos vivimos como en una montaña rusa. Y está buenísimo.
Javier, mi amor, te amo con todo mi corazón. Nombrarte me estremece.
Te amo porque siempre estás de mi lado, aún cuando a solas me digas que me equivoqué. Te amo porque mi dolor es el tuyo, y mi felicidad tu dicha. Te amo porque me hacés reír como nadie; porque aportás alegría, música, color a mi vida. Te amo porque me convertiste en mamá, y me diste el privilegio de convertirte en padre. Te amo porque amás a nuestros hijos; porque sos un padre lleno de entrega, inagotable.
En estos 10 años siento que no puedo decir que conozco todo de vos. Al contrario, no dejo de sorprenderme. Siento que conocí de vos apenas un poco de todo lo que puedo descubrir. 
Me conmueve tu ternura, tu sostén. Te agradezco que siempre me hayas acompañado, aún en momentos muy difíciles para los dos. Y por haber estado tan unido a mí cuando parí a nuestros hijos. Cuando te miro siento que estoy en mi lugar.
Sigamos disfrutando! Qué siga la aventura!

 

martes, 18 de noviembre de 2008

Y si moderamos la competencia...?


Como cada vez que baño a Manu, hoy también disfrutamos de un momento de juego, de cercanía y de descubrimiento mutuo. 
_ Jugamos a las carreras mamá?_  Me invitó Manu. _ Yo con el pecesito naranja y vos con el patito amarillo, dale?
A esta edad los niños siempre quieren ganar. Manu no es la excepción, por supuesto. Vieron cómo se frustran si no pueden ser siempre primeros; si en algo tienen que esperar o si algún "rival" ocupa un primer puesto?
A propósito de eso, me parece buena idea tratar de enseñarle a través del juego a moderar la sensación de competencia. 
_ Muy bien corredores! Enciendan sus motores! Todos a la línea de meta! Estos rivales son amigos!_ introduje con entusiasmo. _ Así que amigo pecesito, te deseo buena suerte en la carrera!_ le dije.
A lo que Manu respondió: _ Me encantaría!
Ups!  

lunes, 3 de noviembre de 2008

De embarazos, partos y puerperios...


Esta vez es un post de Mónica el que me da ganas de contar mi experiencia. Qué lindo que mis blogs amigos me inspiren!
Tuve dos embarazos, ya lo saben. El primero fue de mi hijo varón, Manuel. Saber que era varón me hizo sentir más mujer que nunca; más guerrera y leona. Me sentía enérgica, poderosa, completa. No podía creer que tenía un hombrecito en la panza, que mi cuerpo unido al de Javier por unas cuantas células generaran a este nuevo ser que nacería varón. Era todo un desafío: formar a un hombre!
Del segundo embarazo resultó una hermosa niña, Paz. Y el desafío no fue menor: criar a una semejante! Me sentía más vulnerable, más enternecida. Lo que ahora no podía creer era que una mujer como yo (como tantas) estuviera formándose en mi interior. También sentía esa fuerza femenina emergiendo de mí.
Mes tras mes todo cambiaba, en uno como en otro embarazo. El cuerpo, las formas. La redondez de mis panzas fue un deleite. Los pechos grandes, doloridos, llenos de vida. Mi compañero me veía igual o más sexy que antes; yo también lo encontraba más atractivo ahora que se convertía en papá. Las prioridades, los cuidados, las decisiones... todo se movía de lugar. Tal vez suene idílico, pero confieso que el estado que mejor me sienta y más feliz me hace es el del embarazo. Me siento más viva que nunca; todo alrededor toma un significado más emocionante y poderoso.
También tuve dos partos. Muy diferentes uno del otro, fueron el presupuesto necesario para que existieran tal cual fueron. Ambos iniciaron una etapa completamente nueva de mi vida; me permitieron conquistar lugares diferentes e inéditos. Ya se los contaré en detalle.
Y dos puerperios... Qué estado mágico! Subrreal, vertiginoso, incómodo, conmovedor, contradictorio, sensible, vulnerable... El tiempo se detiene o se modifica, simplemente fluye, cambia, todo cambia. Recuerdo mi interior como un torbellino de sensaciones tratando de volver a su lugar; las hormonas volviéndose locas por intentar  restablecer el equilibrio... Me recuerdo más hija y madre que nunca. Era nido y pichón a la vez. En el primero sin saber muy bien de qué se trataba, sin darme cuenta si tenía que pedir ayuda o cuándo era el momento de sucumbir ante tanto nuevo mundo. En el segundo más experimentada, más preparada y viviéndolo bajo la filosofía de "déjalo fluir" y de "no te resistas".  Y así apareció mi mamá en escena: en el primero a socorrerme, a consolarme cuando lloraba en sus brazos de dolor, de angustia o simplemente de alegría; en el segundo a sostenerme, a mimarme, a prepararme de desayuno la leche chocolatada con tostadas con manteca y miel más ricas de toda mi vida.
Y sí, todo cambió. El cuerpo, las formas, los proyectos, la manera de mirar la vida. De a poco la mujer y la madre conviven de modo más equilibrado; de a poco, despacio. Yo no tengo aquellos kilos de los que suelen quejarse las mujeres, sino más bien una falta importante de ellos... De un modo o de otro todo se modificó. Y más tarde o más temprano todo volverá a su lugar. Y lo que no, será por mantener vivo un vestigio físico de haberme convertido en madre.  
Qué más da! La sensación de pertenencia me invade y reconforta: fueron Mis embarazos, mis partos, mis puerperios...  

sábado, 1 de noviembre de 2008

De pañales, chupetes y mamaderas...


Comentando un post de Vero sobre este tema me di cuenta de que me estaba extendiendo mucho... así que prefiero contar mi experiencia aquí!
Manu dejó los pañales a los 2 años y 8 meses. No sé si fue la edad "apropiada" conforme los estándares. Mi hijo no es un estándar, es mi hijo. Los dejó porque estaba listo, evidentemente. Durante algunas mañanas previas me asusté al ver que los pañales amanecían totalmente secos. Le pregunté a mi papá (que es médico) y al pediatra de aquel entonces y me contestaron que no tenía ningún problema; que tal vez ya empezaba a controlar los esfínteres. Ahhh! Era eso... claro!
A Manu ya no le gustaba ni medio hacerse caca encima; me pedía con una carita de incomodidad bárbara que lo cambiara. Entonces, aprovechando el veranito previo al comienzo del jardín, empezamos el proceso. Al principio le pedía que me avisara, y no resultaba. Se hacía encima y parecía frustrarse. No coordinaba las ganas con avisar. Una mamá de tres varones que estaba trabajando en la casa de mi mamá (estábamos allí de vacaciones) me dijo que ella los ayudaba sentándolos en el inodoro cada tanto. Y así hice. Lo senté por primera vez y no le gustaba mucho la idea; lo abracé fuerte, le dije que se quedara tranquilo, que yo estaba con él, que llamáramos al pis para que se animara a salir. Nunca quiso usar pelela, y hacer pis parado era incómodo; no llegaba al inodoro! Cuando logró hacer pis por primera vez lo festejó como un verdadero logro! Durante esos días a veces usaba los pañales, otras veces su mallita, pero siempre trataba de que hiciera pis en el inodoro. Y así empezó a avisar él. Después fue el paso de hacer caca, y nunca más quiso usar los pañales. Incluso se lo ofrecí más de una vez, para dormir, para viajar, o simplemente para darle lugar a que lo considere, y me decía que no, que ya no era un bebé.
Con el chupete fue increíble. Tiempo antes de lo que les cuentos con los pañales se le había roto su tan amado "tati", y mamá corrió a comprarle el chupete más irrompible de todos. Tampoco me había planteado cuándo "debía" dejarlo. Le conté esa anécdota a mi psicóloga, y sonriendo me dijo: _ Como muy buena mamá que sos, le compraste el mejor chupete, el que no se le va a romper... Y ahí pensé que ni me había hecho cargo de que el chupete alguna vez lo iba a tener que dejar...  Cuando le di el chupete nuevo a Manu le conté que era un chupete muy fuerte, que no se iba a romper ni fácil ni rápido, pero que una vez que eso pasara ya no iba a haber más tati, que ya era más grandecito y que ya podía dejarlo. El repetía: _ Cuando dompa ete, no más tati. Lo sorprendente fue que a los pocos días se esmeró por estirarlo, masticarlo, romperlo. Vino orgulloso a contarme que se había roto su chupete, me lo dio en la mano y me dijo:_ Mamá, no hay más tati. No lo podía creer. Le pregunté si estaba contento, si estaba seguro, y me dijo que sí, que no había más tati. Nunca más lo pidió. Lo tengo guardado de recuerdo. Amo ese chupete. Cuántas cosas nos enseñó a los dos! Se lo volví a mostrar cuando estaba preparando las cosas para el nacimiento de Paz y encontró un chupete rosa. Le encantó verlo, y le conté esta historia.
La mamadera? Fue más difuso, más lento. Primero la "mema" con manijitas tipo vasito, después los vasitos propiamente dichos, y luego los vasitos definitivamente. Lo único feo que recuerdo es que su abuela le daba la mamadera cuando se quedaba a dormir en la casa de ella, pese a que le habíamos pedido que no lo hiciera. Y Manu me lo contó porque evidentemente no se sentía cómodo con eso de "no le cuentes a tus papás"... Y bueno, charla de por medio, lo que intentamos explicarle a la abuela es que lo más preocupante era que él aprendiera a mentirnos, no que tomara la mamadera en su casa. Le dimos permiso para que le diera la mamadera unas veces más, hasta que los dos asimilaran el cambio, y así fue.  
No sé si hicimos "bien o mal". Lo hicimos como pudimos, creyendo que estábamos haciendo lo mejor. Fueron procesos significativos para nosotros como padres y para Manu como hijo y como bebé que se convertía a niño cada vez más. Fue hermoso, tierno. Siento que lo acompañamos, que lo sostuvimos, que esperamos a escuchar sus señales, que lo logramos juntos. Espero que así haya sido de verdad.

lunes, 27 de octubre de 2008

Una presencia significativa, íntima

El sábado se casó mi amiga Paula. Nos conocimos hace más de diez años, en un pasillo de la universidad. El parcial de nuestra primer materia de la carrera nos unió en pleno proceso de nervios, ansiedad y cansancio. Su voz y su risa eran imposibles de pasar por alto. Congeniamos de inmediato, y con una actitud desprejuiciada, espontánea y empática nos acompañamos todos estos años. Por épocas con encuentros más esporádicos, pero  siempre con el mismo cariño. Paula es de esas personas que llaman en el momento justo y podés resumirle en pocas palabras qué te está pasando, con la seguridad de que del otro lado habrá una palabra de aliento, un verdadero cariño que sostiene. Como verdaderas amigas que somos, también podemos ser una crítica impiadosa de la otra pero siempre (siempre de verdad) con el único afán de hacernos bien.

Paula fue una hermosa novia, radiante, espléndida, llena de júbilo y de alegría, emotiva.

Emocionada saludó a todos sus invitados. Se esforzó por hacernos saber a cada uno cuánto valoraba nuestra presencia. Pero en un momento la escuché llorar y me dí vuelta inmediatamente, como una mamá cuando se da cuenta de que su niñito llora distinto. Y ahí estaba, abrazada a una mujer más bajita que ella y algo regordeta que la abrazaba toda, y la besaba, y le hablaba al oído. Y el llanto de mi amiga era desde el alma, desde lo más profundo de su sentir.

Cuando pude le pregunté quién era aquella mujer. Me miró a los ojos y me dijo: _ Mai, era mi psicóloga...

Otra vez esos silencios cómplices de amigas. Sabía exactamente lo que significaba para ella. Y recordé haber vivido la misma experiencia casi 7 años atrás, cuando la que se casó fui yo (y Paula era mi dama de honor)

_ Qué te dijo?_ le pregunté. Me reveló que (seguramente entre muchas otras verdades) le dijo: _ Es hora de que usted asuma su belleza.

   Las amigas de Paula sabemos cuánto logró crecer. Los hechizos que deshizo. El esfuerzo que implicó ese proceso.

Cuando me casé también me fue a ver mi psicóloga. Mi mamá me contó que lloró emocionada toda la ceremonia. Cuando la vi, al pasar, me tomó fuerte de la mano sin dejar de llorar ni un instante. Y cuando me encontró en el atrio me abrazó fuerte y no dejaba de repetir: _ Te lo merecés tanto, te lo merecés tanto... 

Esas presencias significativas e íntimas dan la sensación de un camino recorrido, de un esfuerzo que valió la pena hacer. Y más allá del logro personal está el agradecimiento sentido y hondo para esas personas que con su trabajo y su cariño nos ayudaron a lograrlo.

sábado, 11 de octubre de 2008

Reviví tu blog!


Clau nos invitó a realizar este juego que nos hace revivir nuestro propio blog.

Preguntas y consignas:
1. NOMBRE DEL PRIMER POST Y COMO LLEGASTE A TENER TU BLOG.
2. PRIMERAS PERSONAS QUE TE HICIERON COMENTARIOS EN LOS PRIMEROS POST.
3. EL O LOS POST QUE MAS TE GUSTARON ESCRIBIR.
4. CUANTAS ENTRADAS LLEVAS ESCRITAS EN TOTAL?
5. QUE TE GENERA ESTE MEDIO BLOGGERIL?

Respuestas:
1. El primer post se llamó "Mujeres del Bosque", y en él intenté explicar por qué llamé así a mi blog. El primer blog que leí en mi vida fue el de Alejandro Rozitchner  De allí pasé al de su mujer, Ximena, con quien hoy se genera un ida y vuelta enriquecedor. Su blog fue mi página predeterminada en mi compu varios meses puesto que me encanta leerla y me sentía identificada con muchas de las cosas que contaba. Y así, un día me dije: Y por qué no? Y si armo el mío? 
2. Pau, Adriana, Laia, Françoise, Cecilia, Rossana, y mi hermana, mi cuñada, mis amigas... pero quiero nombrar a todas, hasta ahora... Andrea Gigante, Vero, Xime, Clau, Laura, Marina, Juli, Alma, Lu, Lunara, Marisa... Gracias! 
3. Hermanos, Pasen... pasen y exijan!, Mamá, estoy "eloso", Y te pareces a la palabra melancolía..., Mamá, yo antes no existía?, Reencuentro conmigo misma, Vínculos.
4. 46, incluyendo ésta.
5. Me remito al post anterior!!

Vínculos


A raíz del último post de Ximena me surgió éste, muy espontáneo. Cuando lo leí sentí algo fuerte, una sensación de emoción y de cariño hermosas. Y eso le dije a Xime: Sos hermosa. Punto.
Qué nuevo es todo esto para mí. Me encanta relacionarme. Para mí en eso está la clave de vivir la vida intensamente. En registrar al otro, y a uno mismo ocupando un espacio. Y este tipo de vínculos, o relaciones, o amistades, o como quieran llamarlo, me sorprende, me agrada, me da calor. Hay innumerables formas de relacionarse. Esta es una más. El otro día pensaba: Es realmente posible formar una relación a través de lo virtual? Alguna vez sentiré la necesidad de que trascienda este mundo? Es una ilusión óptica o realmente pasa algo de éste y del otro lado del ordenador? Es una idealización del otro? No se imaginan a veces un encuentro de más inmediatez? Yo sí! Muchas veces uno idealiza al otro, lo tengamos cerca o virtualmente cerca. Lo cierto es que esta nueva manera de relacionarme me abrió un panorama nuevo, inexplorado hasta ahora. Realmente siento cariño por mis amigas bloggeras. Me emociono con ellas, me preocupo por ellas, disfruto de sus anécdotas, de sus posteos, siento la necesidad de acompañarlas si están tristes, me gusta contarles cómo estoy. Qué loco... Trasciendo fronteras, vuelo cielos, estoy un poquito en Francia, en España, en Córdoba, en Buenos Aires, acá cerca, quién sabe si acá a la vuelta...!
En fin, gracias, gracias, gracias. A todas por la buena onda, por estar cerca. Como dice Drexler: Me haces bien, me haces bien, me haces bien...    

Enfermuchos...




Mis niñitos tienen anginas. Cuando están enfermuchos, afiebrados, siento una ternura especial, una necesidad inmensa de protegerlos y de estar a su disposición con la mayor inmediatez posible. En estos momentos es cuando más siento el placer de la responsabilidad de cuidarlos. Y siempre hay espacio para alguna anécdota. Manu estaba inquieto por ir a ver al "Doctor Mario". Lo preocupaba saber si íbamos a encontrarlo en su consultorio. Le dije que no, que en todo caso él venía a atenderlos a casa, porque en su consultorio no había nadie. Me dijo:
_ Pero mamá, está esa señora...
_ Pero Manu, esa señora no es médica, es la secretaria de Mario_ le respondí.
_ Porque le dice secretos?

A la hora de dormir...


A la hora de dormir Manu me pide que me quede un ratito con él, acostada en su camita. La otra noche le pregunté si sentía miedo y me dijo, con tono convincente, que no. Por eso le pregunté:
_ Y por qué querés que me quede acostadita con vos? A lo que él respondió: 
_ Porque sos linda!

sábado, 4 de octubre de 2008

Reencuentro conmigo misma


La crianza de los hijos mueve todo de lugar. Modifica nuestra cotidianeidad, nuestras prioridades. Los proyectos se idean en función de nuestros deseos, pero armonizados con el cosmos familiar. Aprendemos a postergar, a postergarnos. A hacernos a un lado, a corrernos de lugar. A darles protagonismo. Sobre todo el primer año, durante el cual son más dependientes.
Y de repente, casi sin darnos cuenta, cruzamos esa barrera que no castraba, sino que demarcaba. Las necesidades personales vuelven de a poco, sutilmente, a su lugar. Con una realidad que lejos está de querer cambiarse. Queremos, deseamos, proyectamos... con nuestros hijos correteando alrededor. Ya más sueltos, con más herramientas para autoabastecerse. Pero cerca, qué placer, siempre cerca.
Anoche, por primera vez, Paz se quedó a dormir en la casa de los abuelos, con su hermanito. A último momento decidí sumarme a una salida con mi marido y mi cuñada. De golpe sentí que necesitaba dar ese paso, volver a las cosas que me gustan y que necesariamente no puedo hacer con mis hijos. Pensé: estoy hecha un hongo, no salgo ni al balcón... Me causó risa, y así, sin más, decidí sumarme a la salida. 
Paz durmió bárbaro con su abu y su hermanito en la cama grande, jugó todo el día de hoy. Volvió a casa rendida, feliz. Cero problema.
Anoche fue un recital de rock. NIN (Nine  Inch Nails). Increíble show. No he visto nada igual. De un nivel artístico sublime. Otra vez la sangre corriéndome por la venas a pura emoción. Bailé todo el tiempo, sonriéndome. El golpeteo del sonido en el pecho. La energía captada por mis sentidos.
Y el día de hoy le tocó el turno a la vida profesional. Un seminario me reencontró con el placer que me produce estudiar, pensar, aprender. El reencuentro con amigas. La emoción de volver al ruedo. 
Y sí, pasó el primer año. Con todo lo que eso significa. Una cucharadita de nostalgia, una pizca de mimos... y un reencuentro conmigo misma. 
El dibujo es de Lunara: www.lunara.com.mx

viernes, 26 de septiembre de 2008

Cualquier similitud... será mera coincidencia?


Las imágenes lo dicen todo. Dos hijos, dos universos. Tan parecidos y tan diferentes. Tantas repeticiones y tanto nuevo mundo. Y un mismo e inmenso amor...

lunes, 22 de septiembre de 2008

A pedido del público...!


Aquí va un adelanto de las fotos del cumple de Paz. Me tengo que poner en campaña para que mi hermanita Paula me mande el video que le hizo a su ahijada en un formato posible de postear. Para todo se necesita tanto tiempo! 

Y ahora me voy corriendo a casa, luego de haberme tomado los últimos 15 minutos en la oficina para distraerme, y volver a casa a reencontrarme con mis amores...

Otra vez mi galán


Estábamos en Chascomús, en la casa de los abuelos. Mucho verde, muchas flores, mucha naturaleza alrededor. Ahí venía Manu, con su primita Lulú, de 9 años. Se me acercó y me entregó una frutita que sacó de alguna planta, bastante parecida a las bellotas. La recibí y le dije:

_ Gracias mi amor! Qué hermoso regalo! Parece una bellota, como la de los dibujos animados...

Codeó a su prima y mirándola de reojo (pero con complicidad) le dijo:

_ Viste, Lulú? Te dije que le iba a encantar!

viernes, 19 de septiembre de 2008

Mis blogs amigos


Me encanta el mundo de los blogs; ya lo he dicho. Me entusiasma abrir el mío y ver plasmadas tantas ideas, sensaciones, estados de ánimo, vivencias. No sólo las mías, sino también las de mis amigas bloggeras (anímense hombres también!).  Siento que me nutro de otras opiniones; me siento acompañada.

No siempre tengo el tiempo que quisiera para visitar todos los blogs que me gustan y descubrir otros nuevos. Por eso, para sentirme más cerca y rendirles homenaje, se me ocurrió hacer una especie de "columna", poniendo frases de mis blogs amigos; esas que me quedan dando vueltas en la cabeza y me sorprenden por su belleza, franqueza, lucidez o su particular modo de estar dichas.

Empiezo entonces, si les parece bien. Y si a alguien no le parece, me lo hace saber y de inmediato respondo a ello "sacándola del aire".

Mil besos a todas mis amigas bloggeras, por cierto, a quienes cada día quiero más. 

jueves, 18 de septiembre de 2008

Preguntas existenciales

Mientras baño a Manu suceden la mayoría de los diálogos que les suelo contar. Es un momento donde contectamos mucho; aprovecho para prestarle exlusiva atención, inventarle juegos e indagar sobre cómo se siente.

Ayer me dijo:

_ Mamá, yo ya no soy un bebé... pero, ¿y si hubiese nacido chinito?

_ ¿Cómo hubiera sido hijo?_ le pregunté intrigada.

_ Y, hubiera nacido en la China y no te hubiera conocido para que seas mi mamá... 

Mi galán exigente


Llegué de trabajar cansada pero con energía y ganas suficientes para jugar con mis hijos, que me reciben eufóricos cada tarde. Paz quiere la teta, abrazos y besos, y Manu prefiere esconderse y sorprenderme, y jugar al fútbol...

Accedí, como es costumbre. Pero le pedí a Manu unos minutos para cambiarme de ropa y ponerme el tan placentero pijama. Me respondió:

_ No mamá! Yo quiero verte linda, como cuando te vas a trabajar!

domingo, 14 de septiembre de 2008

El primer añito de Paz


Mi princesita cumplió su primer añito de vida el 2 de septiembre.  Los días previos estuvieron cargados de emociones, de organización, de cosas que se nos olvidaban, de detalles tenidos en cuenta y de recuerdos del año anterior.

Finalmente llegó el día y le cantamos el Feliz Cumple los tres juntos, Manu, Javier y yo, eufóricos, alegres, instándola a aplaudirse a sí misma, con el deseo de que sepa que era ella la homenajeada. Que el sol brillaba para ella. Y con la utópica ilusión de que recuerde los festejos de su primer cumpleaños.

Para eso están las fotos, los videos, la fiestita en el pelotero, compartida con los familiares y amigos que sentimos no podían no estar.

Fue una fiesta hermosa, de ensueño. A Paz la vestí como me pidió su hermanito: "Con tutú de bailarina blanco y rosa". Fue muy emocionante. Javier hizo las invitaciones y un afiche con el recorrido, mes a mes, de este primer añito, que colgamos en el salón. Mi hermana y madrina de Paz hizo un video que me conmovió (bueno, que me hizo llorar como una marrana!). Voy a intentar postearlo. Viví la fiestita muy relajada. Y ella es una gozosa de la vida. La disfrutó muchísimo! Cuando le sacaban fotos no había dudas de que sabía que era la homenajeada!

Son sensaciones muy cálidas, repletas de amor. Ella ya tiene un año; yo hace un año la estaba pariendo, viviendo una experiencia enriquecedora, llenándome de vida. Me emocioné muchas veces durante esos días. Volvimos a ver todas las fotos, recordamos anécdotas. El primer añito conlleva para mí un festejo especial.

Paz es una belleza de bebé. Llena de energía y de entusiasmo. Mimosa, risueña, conmovedora.

Te amo Paz, con toda la fuerza de mi corazón. 

sábado, 13 de septiembre de 2008

Y las Musas?


Porque hoy las Musas, han pasao de mí... andarán de vacaciones!

jueves, 28 de agosto de 2008

Libertad y Ecología, by Manu


A Manu le expliqué que no tenemos por qué matar a cuanto bichito aparezca cerca nuestro, puesto que los animales en realidad nos temen más que nosotros a ellos. Además, le dije, ellos no nos hacen daño si no se sienten amenazados, y cuando "pican" o "muerden" no están haciendo más que defenderse. Sí tenemos que ser cautos, le advertí.

Fue un diálogo de lo más fluído, y el "Cien Pies" que le había resultado una amenaza en minutos se convirtió en un bicho interesante y divertido, al que catalogó como "mi favorito".

Siguió pensando, y me dijo:

_ Mamá, en el planeta Tierra viven muchos animalitos que no nos lastiman, porque ellos se defienden solamente cuando alguien los quiere lastimar, o cuando tienen miedo... o cuando los meten en jaulas, por ejemplo.

Le respondí: _ Claro Manu! Como a nosotros, a los animalitos les gusta vivir en libertad.

Y me contestó: _ Sí, mamá, pero a veces el día está feo y llueve, y nosotros nos tenemos que quedar adentro.

lunes, 25 de agosto de 2008

No resistirse

A esta conclusión llegué después de sentirme totalmente agotada, física y emocionalmente: No resistirse; acompañar los cambios, darle significados, no desesperar sintiendo que esta etapa es definitiva.

Paz está muy demandante, inquieta, a punto de caminar y de cortar dos dientes. Durante el día quiere upa conmigo, me ve pasar y llora, me reclama. Duerme también inquieta; se mueve para acá y para allá, se sienta en la cama, gatea, lloriquea, quiere la teta...

Intento que duerma en su cunita, pero no lo logro más que unas pocas horas. Quiero recuperar mi espacio de intimidad con mi marido; sentir sus abrazos en nuestro lugar después de la exigencia diaria. Pero se complica.

El fin de semana lo termino más cansada que la semana de trabajo!

Anoche cortamos por lo sano: yo dormí con la chiquita en mi cama, y Javier en la habitación de nuestros hijos... otra vez! Y bueno, no me daba la energía para otra cosa.

Y el lunes amanecí mejor. Dormí, descansé, renové energías para encarar la semana positivamente. Y con la mente más despejada, pienso: ¿Será una etapa evolutiva que tiene estos vaivenes? ¿Necesitará este contacto más cercano? ¿Llegando al añito pasan estas cosas? Cada hijo es un mundo, y no me acuerdo bien cómo era con Manu. ¿Y si me mantengo firme y no la paso más a la cama? Pero es más frustrante no ver resultados! ¿O espero que se tranquilice un poco? Ahhh! Preguntas sin respuestas...

NO RESISTIRSE. Lo repito, lo repito. Acompañar el cambio, dejar que las cosas fluyan. No temerle al tiempo; no tomar las cosas como inmodificables. Va a dormir toda la noche en su cuna, sólo hay que atravesar el proceso. Qué alegría haber dormido. Qué alegría crecer con vos, hijita de mi corazón.

domingo, 17 de agosto de 2008

Robot


En el Día del Niño, a Manu los abuelos le regalaron un robot que camina a control remoto. Lo encontré sentado en el pasillo de casa manteniendo, en apariencia, un fluído diálogo con su juguete. Sintiéndome su cómplice, le pregunté:

_ Manu, ¿cómo se llama tu nuevo amigo? Él respondió, como si fuera una obviedad:

_ No es mi amigo, mamá. Es un juguete, nada más!

viernes, 8 de agosto de 2008

Pintar

A Manu le encanta pintar, dibujar, crear. En las vacaciones de invierno teníamos planeado ir a un tallercito de arte, pero no pudo ser. De apuros lo llevé a la "Casa de la Cultura" de nuestro barrio, donde habría también un taller. Aunque sin organización ni consignas, Manu pudo pintar. Le dieron una hoja, témperas y un pincel. Hizo su dibujo entusiasmado, y eligió colgarlo al lado de los demás. Él mismo sacó la foto que les muestro, y otras de los dibujos que más le gustaron de otros nenes.

Arrodillada a su lado mientras sacaba las fotos, abrazándolo, viéndolo disfrutar, me sentí la mamá más dichosa del mundo.

Novelero

Manu dibujaba y pintaba con sus fibras, entusiasmado. Y Paz a su lado, queriendo arrebatárselo todo. Y lo logró! Tiró sus fibras al suelo, corrió su hoja de papel de su lugar... y Manu le dijo:

_ ¿Ves, Paz? Me arruinaste las vacaciones de invierno.

jueves, 7 de agosto de 2008

Las cosas como son!

El baño se había desocupado hacía minutos. Y el reciente visitante había "perfumado" el ambiente con desodorante...

Manu entró corriendo para hacer pis, y con la carita fruncida de asco e incredulidad, me dijo:

_ Ahh! Mmmm?... Mámá, ¿olor a qué hay acá? ¿Vos que sentís?





Paz, la pequeña exploradora


Paz está descubriendo que puede tocar al mundo, que puede desplazarse, gatear, dar sus primeros pasos hacia lo que desea. Y lo que desea es independencia para poder alcanzar cuanto exista a su alrededor. Todo lo explora, lo toca. Lo de acá, lo de allá, y lo de más lejos también. Lo suyo, lo de su hermano, lo que se puede y lo que no. Todo la asombra, la conmueve. "Ete, ete, ete", así llama a cada objeto que desea tocar y agarrar. Y no les exagero, los llama así desde los 6 o 7 meses.

La carita se le ilumina ante los Backyardigans, Bunny Town y tantos otros dibujitos hermosos. Baila al compás de cuanta música escucha; hace muecas muy graciosas mostrando sus dos pequeñitos dientes cuando algo la sorprende, y frunce la trompita ante un no, frustrada.

Está a poco tiempo de caminar solita. Es una etapa increíble! De esas que lo ocupan todo, en las que no podemos descuidarnos ni un segundo. Es una inagotable fuente de atención. Duerme muy inquieta, se sienta y quiere pararse en la cuna o en nuestra cama. Toma la teta toda la noche, como cuando era bebita chiquitita. Se despierta más temprano que antes y quiere bajarse al suelo para empezar el día caminando de allá para acá.

A veces se olvida que está aprendiendo, y se lanza de un lado al otro como si ya supiera caminar. Y de tal atolondre se viene alguna caída, de esas que la hacen llorar del susto, pero que no la acobardan!

Mi princesa está dando sus primeros pasos, está descubriendo el mundo y sus propias posibilidades de aprehenderlo. La amo con todo mi corazón, chiquita linda. La más chiquitita de las chiquititas en el mundo de las chiquititas!

miércoles, 6 de agosto de 2008

"Mamá, ¿yo antes no existía?"


Manu comenzó a tener idea de la finitud. No sólo porque ya sabe que fulano o sultano se "fueron al cielo", sino porque está internalizando que todos nos vamos a ir algún día. Por ahora lo hace más conciente con los más viejitos, y por eso se contraría cuando le decimos que sus abuelos todavía no son taaan viejitos como para "irse". Sobre esto último estuve pensando. No creo que haya vida después de la muerte, lo que me convierte en una atea que muchas veces le pide a Dios que nos cuide. En fin, soy de esos ateos que temen hacerse cargo. Pero eso no quiere decir que no crea en nada. Sobre esto, pasen y vean lo que en su blog nos cuenta Alejandro Rozitchner. Ahora bien, no obstante encontré en la idea de "irse al cielo" algo a mano para explicarle a Manu que, efectivamente, perecemos. Me gustaría leer "Hijos sin Dios", escrito por Alejandro y su esposa, Ximena.

En casa la hora de irse a dormir es bastante movida. Basta que Javier y yo digamos "vamos a prepararnos para ir a dormir" para que los hermanitos jueguen super excitados, conectados más que en cualquier otro momento del día. Se tiran de la cama, saltan, gritan, de manera de extender cada vez más la hora de cerrar los ojitos y entregarse al sueño. Creo que para Manu puede tener que ver con esta idea de la finitud. ¿Acaso nunca se preguntaron si morirse sería como estar dormidos?

Anoche, momentos antes de dormirse, Manu me preguntó: "Mamá, ¿yo antes no existía?" Me quedé alucinada con su forma de asociar. Varias veces le contamos anécdotas de antes que él naciera... y entonces no existía. Fernando Savater, filósofo español, y Jostein Gaarder, filósofo noruego, dicen que los niños son pequeños grandes filósofos. De hecho, decía Schopenhauer: "Después de la muerte serás lo mismo que eras antes de nacer".

Me pregunto: ¿Cuál es rol de nosotros los padres ante este descubrimiento tan vital?

domingo, 3 de agosto de 2008

De "Un año con Schopenhauer"


De este libro de Irvin Yalom que estoy leyendo y relacionándolo con posts anteriores, quiero compartir con ustedes algunos fragmentos. Sigo pensando y repensando mi manera de relacionarme con la gente, porque esa es la cuestión. No se trata sólo de despellejar a los otros, aun cuando nos hicieron daño. Más bien debemos indagarnos a nosotros mismos. Lo más difícil en la terapia es eso: hablar de uno mismo, como el protagonista de cada cosa que vivimos.
Aunque su manera de ver las cosas era muy drástica, hay mucho de cierto en sus criterios. Decía el filósofo:

"Pocas maneras hay más eficaces de poner a la gente de buen humor que contarle algún problema que te ha sobrevenido o confesarle alguna debilidad tuya".
"Si guardo silencio sobre mi secreto, él es mi prisionero; si lo dejo escapar de mi boca, soy yo el prisionero de él. En el árbol del silencio hay que buscar los frutos de la paz".
"Para no ser un mero juguete en manos del bribón ni sufrir el escarnio proveniente de los necios, la primera regla es ser reservados e inaccesibles".
"No cuentes a tu amigo lo que no debe saber tu enemigo".
"La desconfianza es la madre de la seguridad". (Proverbio francés con el que él coincidía).
"Olvidar en cualquier circunstancia los rasgos desfavorables del carácter humano es como dilapidar dinero que mucho nos costó ganar. Debemos protegernos de la tonta familiaridad y la insensata amistad".
"Es mejor dejar que los hombres sean lo que son que tomarlos por lo que no son."

Y que cada uno saque sus propias conclusiones!

miércoles, 30 de julio de 2008

Lógicas Familiares


Suele decirse que cada familia es un mundo. Lo cierto es que cada una tiene su propia "lógica" de funcionamiento; su particular modo de ser. Sus miembros se relacionan de acuerdo a esas pautas asumiendo su rol, y a medida que el tiempo pasa y nos vamos poniendo viejos, cada uno va teniendo más o menos posibilidades de deshacer el ovillo, desencriptar los mensajes, interpretar las acciones, lo que se dice, y lo que no.

Mi familia de origen tiene, como todas, lo suyo. Muchos aciertos y unos cuantos desaciertos. Varias formas dignas de repetir, y otras tantas a las que más vale ni parecerse.

Y de distinguirlos se trata cuando cada uno parte del nido y forma luego el propio. Ahora cada miembro de la nueva pareja trae mucho de todo aquello, y mezclado con lo otro que trae su media naranja hay que empezar una nueva "lógica familiar". En realidad eso sería lo mejor! Armar la propia manera de ser familia. Es lo más difícil, puesto que no todo puede fusionarse y convivir en armonía, y dejar de lado aquello que heredamos y hacer lo propio muchas veces es un verdadero problema.

Aunque reiterativa, les cuento que hacer terapia fue para mí y para Javier la clave del asunto. Es un camino sinuoso, muchas veces doloroso, pero vale la pena. Es un orgullo para nosotros que nuestra familia funcione como nosotros logramos hacerla andar.

Pero el otro día pasé una tarde con mis padres y hermana y me reencontré con aquellas fatídicas formas. Digamos que en aquella casa solía practicarse la intolerancia y la extralimitación. No solíamos dejarnos pasar un error, y todo a la vista de todos. Me da vergüenza, pero es así. Somos así. Intenté decirle a mi hermana que estaba repitiendo en ese mismo momento el modelo, y caí en la trampa. Lo repetí también. Ufa!

Me sentí mal ese día y el siguiente; confundida, aturdida, angustiada.

Supongo que ahora se trata de intentar decirle al otro lo que siento, escucharlo, hacerle saber cuánto lo quiero... y volver a empezar.

sábado, 26 de julio de 2008

"Mi Amor Princesa"

Se cruzó con ella una noche en el pasillo de la casa. Retrocedió sorprendido, y mientras la recorría en el aire con su manito, le dijo: _ Ah! Princesa... parecés una Princesa con ese vestidito rosa!

El "vestidito" era un camisoncito que, casualmente, ella había usado durante su estadía en el hospital, cuando el galán que ahora la piropeaba recién había llegado al mundo.

Desde esa noche y durante un tiempo preciado para ella, siguió el mismo ritual: la llamaba por teléfono cuando se quedaba a dormir en la casa de los abuelos, y le decía con voz cómplice:

_ ¿Tenés puesto el vestidito rosa?

_ , contestaba ella intrigada.

_ Entonces hasta mañana, Mi Amor Princesa... Y ahora decíme vos, mamá.

_ Qué te digo?, le preguntaba extrañada.

_ Hasta mañana, mi Príncipe Azul!, le contestaba como si fuera una obviedad.

_ Claro! Hasta mañana, mi Príncipe Azul!


La ilustración la hizo especialmente para este post el marido y papá de los protagonistas de este cuento.

jueves, 24 de julio de 2008

Vacaciones de Invierno



Se aproximan las Vacaciones de Invierno, qué emoción! Me tomo una semanita para disfrutar de mis hijos al máximo, sin otra tarea que cumplir, sin las exigencias laborales en el medio. Elegí estudiar, graduarme y ejercer mi profesión de manera de poder darme estos momentos de placer y de ocio.

El plan es quedarnos por la ciudad y organizar distintos paseos y actividades. Algunas con Manu, otras con Paz, y otras juntos. Quiero hacer mil cosas! Voy a tener que hacer de chicle el tiempo!

Con Manu vamos a ir a un tallercito de arte al que nos invitó Andrea Gigante, artista plástica y amiga bloggera. Estamos muy entusiasmados. Va a ser la primera experiencia de los dos! Qué emocionante me resulta descubrir nuevos rumbos con mi hijo! También me pidió ir al Planetario para Ver al Planeta Rojo...
Con Paz me gustaría hacer una actividad junto a mis amigas del grupo de crianza al que por cuestiones de trabajo no pude seguir yendo; también ir a ver mi hermana y sobrinitas. Me encantaría que se reencuentre con los bebés; se conocen desde la panza y las mamás compartimos el embarazo y el parto con mucha conexión. Y con ambos vamos a tratar de ir al teatro, a ver a los Backyardigans, o como se escriba! Manu los miraba de chiquito, y ahora se copa de nuevo y lo comparte con su hermanita. Pero... obviamente, todo dependerá de que no haya fiebre, ni tos, ni mocos!

También tengo ganas de cocinar cosas ricas, ir a comprar todo lo necesario para ello.



Y por último, ponerle color a mi balcón. Quiero poner un macetero grande y llenarlo de flores.


Haremos cuanto podamos... después les cuento!

martes, 22 de julio de 2008

Gracias a Marcela y a Nietzsche


Ustedes entenderán, conforme el post anterior, que el Día del Amigo estuve triste. Tengo motivos también para festejar, por supuesto, pero ese día me ganó la desazón y la impotencia.
Hoy le comenté lo que sentía a Marcela, una amiga con la que sentimos cariño mutuo y con la que compartimos momentos agradabilísimos, y con quien nos vamos descubriendo cada vez más. Su aporte fue maravilloso. Me aclaró la mente; puso palabras allí donde había angustia y confusión.
Citó a Nietzsche, nada menos, y aunque pensé en pedirle que me enviara el texto para citarlo textual, preferí contarles cómo me lo transmitió ella y como lo recibí yo, porque es lo que más vale. Ahí va:
Nietzsche dice que hay dos tipos de envidia. Una más ruidosa, más visible, de la que nos cuidamos de manera más efectiva porque es la que más se nota. Y la otra, que es más silenciosa y que va haciendo lo suyo a través del tiempo, casi sin dejarse notar. Cuando esa envidia silenciosa irrumpe, estalla, lo hace porque quien la profesa ya no puede sostener más sus malos sentimientos. Y hace más daño que la otra.
Hay dos tipos de mente: La mediocre, que busca juzgar siempre a los demás, y la inteligente, que busca siempre ser justa.
Y así seguimos charlando, compartiéndonos lo que estábamos leyendo. Le conté que leí El día que Nietzsche lloró, de Irving Yalom (pisoanalista americano), y que del mismo autor estoy leyendo Un año con Schopenhauer. Sacamos una conclusión común: la filosofía y el psicoanálisis tienen puntos de conexión muy efectivos. Una vez dijo Alejandro Rozitchner, filósofo a quien admiro, que la terapia psicoanalítica puede ser profundamente filosófica. Adhiero, y les agradezco profundamente a Marcela y a Nietszche por su aporte!

martes, 15 de julio de 2008

Te dejo partir...


A veces tengo sentimientos locos. No entiendo por qué motivo me cuesta tanto dejar de querer a alguien. Menos entiendo por qué quiero tan rápido. Debe ser una necesidad que está en mi naturaleza, que me constituye como soy.
A veces pienso que es inmadurez, otras veces necesidad. Relacionarme con otras gentes, crear vínculos. No soy malintencionada y no hago daño a sabiendas; por eso me cuesta creer que haya gente que sea de ese modo. Que haya gente tan pobre.
Pero pensándolo bien me gusta mi forma de querer, aunque a veces sea poco precavida. Es que no me cabe la idea de tener que cuidarme de la gente. Y aunque a veces debiera agudizar mi intuición, tampoco como vidrio. Si me hubiera cuidado de más hubiera dejado a tanta gente linda pasar de largo...
A veces creo que soy más vulnerable que el resto; a veces siento que soy mucho más leal.
Aprendí a leer entre líneas a los golpes. Bienvenido sea!
No le tengo miedo a sufrir. Le pongo el pecho a todo; me animo a todo! Debe ser por eso todo lo anterior. Quién me quita lo bailado?
Y aunque te merezcas que deje de quererte, me duele. Y me siento bien por eso, porque mis sentimientos eran de verdad. Porque la gente para mí no es descartable; no se usa y se tira. No hay repuestos para los afectos. No son reciclables.
Javier me dice que deje de intentar siempre rescatar lo bueno de la gente cuando se le ve cosas malas. A mí me enorgullece rescatar lo bueno y tratar de pulir el resto. También me gusta que me pulan, aprendo tanto!
Te quise aunque hayas tenido algunas actitudes que no me gustaron, porque hubieron otras que siendo loables, superaban aquellas. Te quise como sos, con tus defectos y virtudes. Te vi llorar, te vi reírte. Te vi rica, te vi sola. Contabas conmigo porque conté con vos. Me hubiera gustado que terminara distinto. Me hubiera gustado que no termine. Te extraño, y lloro. Me aclaro y veo que lloro por mí. Pero me siento tranquila, yo no te eché. Y al igual que cuando se muere alguien a quien queríamos, después del duelo, hay que dejarlo partir. No te guardo rencor; me gusta vivir sin ataduras. Qué alivio siento... Y te dejo ir; te dejo partir...

viernes, 11 de julio de 2008

...porque los congresales, jurarán la Independenciaaaaa!


Hoy se hizo el acto del Día de la Independencia en el jardín de Manu. Qué hermoso es verlo actuar! Lo disfruta un montón; baila y canta mirando a sus compañeritos dando la sensación de estar a gusto con la situación. Nos cantó toda la semana antes de dormir la canción que termina así: En Tucumán, todo parece de fiesta... porque los congresales jurarán la Independenciaaaa!. Pero en el momento de actuar ni abrió la boca! Yo la canté por él.
Cada vez que lo veo actuar me siento inmensamente feliz. Cómo creció! Cómo responde a las consignas! Cómo disfruta! Estoy chocha con la escuela. Está muy bien dirigida por sus directoras y sus maestras son re dulces. Noto que todas ellas están pendientes de los chicos y comprometidas con su hermosa tarea de enseñar. Todo se hace a pulmón. Ayuda mucho el aporte de los padres a la cooperadora escolar porque es una escuela pública. Me llena de orgullo todo lo que se logra. Por eso suelen hacer rifas y venden en los actos cositas ricas para comer. Hoy fue el turno de los churros para acompañar el chocolate caliente que nos regalaron. Lo recaudado hará posible el cambio de las cañerías de la cocina. Los chicos aprenden a valorar cuánto cuesta hacer las cosas. Acá nada sobra; todo se aprovecha al máximo. El poncho que tiene Manu en la foto lo hicieron con un trapo de piso que llevamos los papás, que ellos mismos pintaron. Manu me dijo que hizo "las olas del mar"...
Me encanta formar parte de la vida escolar de mi hijo. Estar cerca, compartir. Y no puedo evitarlo: desde chica me pasa que se me corta la voz al cantar el Himno Nacional.

lunes, 7 de julio de 2008

Sábados por la noche


Me encantan los sábados por la noche. Ya estamos en medio del fin de semana y la relajación se empieza a sentir, y todavía queda el domingo...
Hace unos sábados me reecontré con la cocina. Es que desde que está trabajando Vivi en casa el arte culinario quedó a su cuidado, y para mí es de gran ayuda. Cuando vuelvo de trabajar sólo me ocupo de jugar con mis niños.
Así que los sábados por la noche es un buen momento para volver a cocinar. Pongo la radio bien alto; bailo al compás de canciones de otras épocas de mi vida, en las que los sábados por la noche eran bastante diferentes! Canto, bailo, me río. Mis hijos me rodean. Elijo qué cocinar, sin demanda de horarios. La vida me sonríe. Es un momento de felicidad maravilloso.
Cocinar es un gusto personal porque básicamente me encanta comer, y desde que Manu y Javier me aplauden cuando les acerco la comida me siento que estoy ofreciéndoles algo bueno de mí.
Les ofrendo desde mi corazón un plato calentito de amor, de cuidado, de mimos.
¡Mami, cocinás re bien!, me dice Manu. Javier me dice que mi comida tiene mi sello, mi manera de hacerlo, y que lo reconoce. Amo esos instantes.
Después, los niñitos a dormir... y el café con chocolate nos espera.

sábado, 5 de julio de 2008

Hermana


Tengo una única hermana que se llama Paula. Me encanta su nombre; es muy dulce. Hace unos días cumplió 29 años y empieza una etapa nueva de su vida. Creo que completamente nueva; inédita. Se comienzan a concretar sus ideas y deseos. Empieza a cosechar años de preparación y de entusiasmo.
Aunque ella diga que estuvo mucho tiempo vagando en sus pensamientos; aún cuando crea a veces que perdió algo de tiempo, o pese a su autocrítica impiadosa, creo en ella. Simplemente porque es una entusiasta y porque una vez que decide hacer algo sólo cree en hacerlo bien. Y lo logra.
Nuestra historia como hijas tiene muchas aristas y bemoles, como la de todos. Su decisión de hacer terapia me parece que moderó su visión de sí misma y desencriptó la mirada de los otros; deshizo el hechizo.
Te deseo hermana de todo corazón que tus anhelos se cumplan a mérito del esfuerzo que estás acostumbrada a poner en cada cosa que emprendés.
Te quiero como a nadie, porque nuestra relación es única. Y me llena de orgullo decirte que siento que hemos logrado mucho a través de ella.

Pasen y vean nuestros lazos

jueves, 3 de julio de 2008

Libertad


La libertad de Ingrid Betancourt y los otros rehenes me llenaron de alegría. Decían en la tele que Colombia gritaba en las calles de algarabía.
Qué incréible me resulta que algo tan esencial sin lo que no concibo vivir sea un milagro para tanta gente.
Siempre digo que nací en dictadura, pero que agradezco a la vida tener sólo memoria vivida en democracia. Es decir, no me imagino la opresión, el autoritarismo, los abusos, la falta de libertad. Sólo concibo vivir en democracia, libremente.
Por supuesto, ya lo sé. En infinidad de circunstancias la democracia es una utopía. En democracia también vivimos carencias, engaños, abusos, excesos de poder...
Por eso la lucha implica vivir honestamente, comprometidos con la realidad, concientes de lo que a tantos les falta y de lo que no queremos perder; de lo que podemos hacer por un mundo mejor todos los días de nuestra vida. ¿Cómo? Viviendo en Paz. Haciendo de nuestra realidad un esfuerzo por ser felices y hacer felices a quienes nos rodean. Pequeño pero heróico mundo el de todos los días. La suma de individualidades comprometidas, felices, en lucha por una realidad más justa y en libertad hace a los grandes grupos mucho más que la simple suma de sus partes. Hace un Estado, una Nación, una República...
Una vez leí: En Libertad, no odio ni temo. Brindo por eso.

martes, 1 de julio de 2008

Mis hijos



Manu es mi hijo varón, mi primer creación de amor inmenso y descomunal. Ojos profundos que lo dicen todo, llenos de ternura. Labios color carmesí. Un ser de buenos sentimientos y lleno de energía.


Paz es una bellecita color oro. Ojos de mar y sonrisa amplia. Su dulzura y optimismo me conmueven.


Ambos son muy mimosos y risueños. Decimos con Javier que nuestros hijos, ante la duda, se ríen.
Son mi orgullo más grande y junto con su papá, mis sueños vueltos realidad.
Reconozco abiertamente no poder ser objetiva... son hermosos!

domingo, 29 de junio de 2008

La Ley

Cortar el cordón umbilical del niño al nacer es uno de los primeros actos que los padres, en el mejor de los casos, realizan como tales. De esa manera separan al recién nacido de su madre para incorporarlo al mundo que lo rodea, en un acto simbólico de integración con el resto del universo.
Una vez le conté a mi amiga Ana, que estudió psicología, que con Manu estábamos en pleno idilio y que el papá nos interrumpió diciendo: Bueno, bueno, que ésta es mi mujer, eh!. Ana me explicó que hacía muy bien su papel, interviniendo en ese "Edipo" que más tarde lo conduciría al complejo de castración y a registrar que "con mamá no".
Y volvió a intervenir, ahora pidiéndome muy delicadamente que Paz ocupe otros espacios que los que ocupaba hasta ahora. O por lo menos de otra manera. Es que la niñita dormía sola conmigo en la cama grande, y El con Manu en la otra habitación... Ese fue el remedio que encontramos ante tantas noches de insomnio interminables; de agotadores intentos fallidos de dormir "como debe ser".
Pero... admito que se me estaba haciendo muy difícil despegarme, y a Manu ya le estaban dando seguido unas rabietas bárbaras de celos. Y El decía ya ni acordarse el olor de su propia cama...
Y apareció así otra vez La Ley. La del padre, que interviene para reorganizar, para cortar, para separar, pero también para integrar, y para fusionarnos con un orden distinto, en más comunicación con el cosmos...
Ahora los hermanitos se duermen juntos en su habitación mientras mamá les canta las canciones que recuerda para dormir, mientras papá abraza a Manu y le cuenta algún cuento. Y aunque la bebé no dura muchas horas en su cunita y termina en medio de nosotros, al menos encontramos un nuevo espacio para todos. Y una nueva manera de compartir.
Los celos ya no lo invaden todo, al menos por las noches...
Dicen que la crianza tiene que ver con los roles que se ocupan con los hijos. Me alegro que seamos dos. No sólo porque tantas veces necesite la intervención de La Ley, sino porque, además, me siento acompañada, sostenida, y amada.