sábado, 11 de octubre de 2008

Enfermuchos...




Mis niñitos tienen anginas. Cuando están enfermuchos, afiebrados, siento una ternura especial, una necesidad inmensa de protegerlos y de estar a su disposición con la mayor inmediatez posible. En estos momentos es cuando más siento el placer de la responsabilidad de cuidarlos. Y siempre hay espacio para alguna anécdota. Manu estaba inquieto por ir a ver al "Doctor Mario". Lo preocupaba saber si íbamos a encontrarlo en su consultorio. Le dije que no, que en todo caso él venía a atenderlos a casa, porque en su consultorio no había nadie. Me dijo:
_ Pero mamá, está esa señora...
_ Pero Manu, esa señora no es médica, es la secretaria de Mario_ le respondí.
_ Porque le dice secretos?

2 comentarios:

Françoise dijo...

Manu me hace recordar a alguien, cada vez que cuentas esas historias de las conversaciones que tienen ustedes dos, como esta o la del post anterior... me llena de ternura e inevitablemnete pienso en alguien, es el niño protagonista de "Mi planta de naranja lima", es taaaaan tierno, inteligente,, perspicaz... no se... me lo imagino asi... pero afortunadamente Manu es feliz y tiene la mejor familia, amor, comprension y todo lo que no tiene Zeze... yo se que las comparaciones son odiosas, pero en este caso no es una comparacion sino una simple intencion de visualizarlo y realizar mas a Manu... y como dije... lo tiene todo para ser feliz...
Besos

Mai dijo...

Gracias Françoise! Viniendo de vos la comparación no es odiosa ni mucho menos! Entiendo lo querés decir. Qué lindo que tengas esa intención de visualizar a Manu. A estas sensaciones me refiero cuando digo que me imagino un encuentro que trascienda lo virtual. Quién sabe? Tal vez la vida nos junte alguna vez! Besos!