miércoles, 30 de julio de 2008

Lógicas Familiares


Suele decirse que cada familia es un mundo. Lo cierto es que cada una tiene su propia "lógica" de funcionamiento; su particular modo de ser. Sus miembros se relacionan de acuerdo a esas pautas asumiendo su rol, y a medida que el tiempo pasa y nos vamos poniendo viejos, cada uno va teniendo más o menos posibilidades de deshacer el ovillo, desencriptar los mensajes, interpretar las acciones, lo que se dice, y lo que no.

Mi familia de origen tiene, como todas, lo suyo. Muchos aciertos y unos cuantos desaciertos. Varias formas dignas de repetir, y otras tantas a las que más vale ni parecerse.

Y de distinguirlos se trata cuando cada uno parte del nido y forma luego el propio. Ahora cada miembro de la nueva pareja trae mucho de todo aquello, y mezclado con lo otro que trae su media naranja hay que empezar una nueva "lógica familiar". En realidad eso sería lo mejor! Armar la propia manera de ser familia. Es lo más difícil, puesto que no todo puede fusionarse y convivir en armonía, y dejar de lado aquello que heredamos y hacer lo propio muchas veces es un verdadero problema.

Aunque reiterativa, les cuento que hacer terapia fue para mí y para Javier la clave del asunto. Es un camino sinuoso, muchas veces doloroso, pero vale la pena. Es un orgullo para nosotros que nuestra familia funcione como nosotros logramos hacerla andar.

Pero el otro día pasé una tarde con mis padres y hermana y me reencontré con aquellas fatídicas formas. Digamos que en aquella casa solía practicarse la intolerancia y la extralimitación. No solíamos dejarnos pasar un error, y todo a la vista de todos. Me da vergüenza, pero es así. Somos así. Intenté decirle a mi hermana que estaba repitiendo en ese mismo momento el modelo, y caí en la trampa. Lo repetí también. Ufa!

Me sentí mal ese día y el siguiente; confundida, aturdida, angustiada.

Supongo que ahora se trata de intentar decirle al otro lo que siento, escucharlo, hacerle saber cuánto lo quiero... y volver a empezar.

10 comentarios:

Adriana dijo...

lo importante es darse cuenta enojarse y rebelarse hubiera sido trágico que no lo hubieras registrado lo pudiste racionalizar que es primer paso y como yo digo siempre existe el dia siguiente por suerte ,para tratar de mejorar lo que se pueda y si no no cargar con mochilas ajenas
besos Adriana

Laia dijo...

Tienes mucha razón Mai, una nueva familia necesita su adaptación. cada uno somos como somos y provenimos de un lugar y ese pasado nunca se puede borrar, forma parte de ti y de como es tu personalidad. Gracias a esa intolerancia que tu dices decidiste ser de una forma distinta con tus hijos en tu nueva familia. No debes sentirte culpable por decirle eso a tu hermana, solo quieres lo mejor para ella. Lo mejro es el dialogo como tu dices y si no consiges hacerselo ver, no pasa nada, esa es la pauta de vida con la que ella quiere vivir y se amoldara a ella.

Muchos besos y no te culpes, lo hiciste con tu mejor intención

Mai dijo...

Gracias chicas por comentar. Mi hermana en un montón de cosas, al igual que yo, no repite el modelo de nuestra casa. Pero cuando interactuamos entre los 4 que conformamos esa "familia de origen" muchas veces solemos funcionar como antes. Son ticks difíciles de dejar atrás. En fin, será cuestión de aprender a decir lo que uno siente con significativos silencios...
Un beso!

Pau dijo...

Mai, tu post me hizo pensar en mi familia madre, padre y hermanos. Cuando vivía con ellos realmente era un caos, mi vieja no tenía ni tiene un límite o un freno cuando habla, ella dice lo que se la pasa en ese momento por la cabeza, sea malo o bueno, no piensa en lo que genera en los otros, y eso hacia que nuestra vida diaria y la relaciones sean malas. En la casa de mis padres siempre se generaba un mal clima y eso me hacia muy mal, muchas veces me hacia llorar, sentía impotencia porque no podía cambiar la "lógica" de mi familia.
Luego me puse de novia a los 16 años y encontré una persona que me contenía, el era el lugar donde encontraba paz, el silencio, un mundo diferente. Luego pasaron 7 años y cuando cumplí 21 me case, con esa misma personita. Hoy llevamos 4 años de casados y formamos nuestra familia con nuestra propia "lógica familiar", y cada vez que voy a la casa de mis padres, me siento totalmente ajena, fuera de ese circulo, y no puedo creer que algunas vez fui parte de esa "lógica", los quiero mucho los respeto, pero cada vez que salgo de ahí me siento rara, molesta y pienso en silencio y me digo....menos mal que en mi casa no pasa esto , no nos tratamos mal, pesamos lo que nos decimos, no nos herimos, todo lo contrario no mimamos. Puede que suene feo pero es así, es lo que siento.
Que bueno, que en nuestras manos tenemos la posibilidad de crear nuestra propia "lógica familiar" y no seguir con lo que nos criaron.

Bueno, perdón por el comentario tan largo, pero estas cosas pasan y me hacen sentir de alguna manera identificada.

Un abrazo Mai

Mai dijo...

Querida Pau... identificadas 100%!
A mí me da cierta culpa ser una crítica despiadada de mi familia, pero creo que se debe a que todavía estoy en pleno proceso de formar la propia.
Amo a mis padres y a mi hermana y no pretendo que sean otros, pero sí que nos relacionemos diferente en muchas cuestiones. El calor del nido en el que crecí, aun con sus desaciertos, me hicieron quien soy.
Será casualidad que yo también me casé tan joven?
Besos Pau!

CLAU dijo...

Bueno chicas que paso en este post?
Cuàntas coincidencias,què loco no?
Se trata de partir del primer hogar y decir esto no lo quiero para mi, para mi nueva flia y què bueno cuando encontras a esa persona especial para construir ese nuevo hogar con sus nuevos modelos y que loco pensar que nuestros hijos el dìa de mañana diràn lo mismo no?
Pero de eso se trata no repetir fòrmulas sino de armar unas nuevas...
Què lindo hablar de esto y Mai otra vez la coincidencias entre vos y yo,jajaja a mi la terapia me ayudo muchìsimo y ni hablar a Javier que venìa de un mundo muy diferente al miò.
Las saludos a todas y las sigo leyendo.
Pau y Mai no seremos almas gemelas?
jajaja....

Mai dijo...

Clau, parece que nos hemos encontrado, eh!
Creo que a mucha gente le pasa lo que a nosotras. Sería lo mejor! Lo contrario sería repetir los errores...
Gracias a todas por la empatía!
Y como dijo Laia, también hay que aprender a asimilar que los demás a veces pueden decidir vivir con pautas diferentes a las nuestras.
Besos a todas!

Mai dijo...

Me encantó lo de Adriana: "Siempre existe el día siguiente para mejorar... y sino, no cargar con mochilas ajenas".
Gracias Adriana!

Françoise dijo...

Yo creo que todas las familias son iguales, en el sentido de que no todas son perfectas. Cuando formamos la propia, cuando decidimos casarnos o vivir en pareja y luego tener hijos, creo que todos pensamos en no coometer los mismos errores, pero creo que desafortunadamente va a pasar, unas en mayor medida que otras veces , asi crecimos, esas actitudes las masticamos por años, esta en nosotras, me explico?, es decir, yo no puedo salir de mi casa y ser otra al otro dia, lo que si puedo hacer es pretender serlo, me alegra mucho que la terapia te haya ayudado, hay gente que se resigna a seguir con sus maloes y errores por toda la vida cargando ese pasado fatidico solo porque asi es y ya. No, hay que liberarse, hay que dejar ir el dolor y la rabia y cualquier cosa que nos impida crecer como humanos. No es facil y tal vez por eso a veces caemos de nuevo y nos tropezamos con las mismas piedras, pero que bueno cuando somos conscientes de esos errores, es la unica manera de seguir en nuestra evolucion, conozco gente que vive ciega de si misma, que no es capaz de introspeccionarse y darse cuenta de que le hace mal, asi que Mai, tu eres una mujer razonable e inteligente, me alegra que esos sucesos en la vida no te pasen por el lado sin causar mella, me alegra que reflexiones y te cuestiones y sobre todo, que te levantes cada dia con la intencion de ser mejor, te felicito.
Abrazos

Mai dijo...

Francoise: Cómo me captás! Gracias por tus palabras y la compañía.
Muchos besos!