lunes, 3 de noviembre de 2008

De embarazos, partos y puerperios...


Esta vez es un post de Mónica el que me da ganas de contar mi experiencia. Qué lindo que mis blogs amigos me inspiren!
Tuve dos embarazos, ya lo saben. El primero fue de mi hijo varón, Manuel. Saber que era varón me hizo sentir más mujer que nunca; más guerrera y leona. Me sentía enérgica, poderosa, completa. No podía creer que tenía un hombrecito en la panza, que mi cuerpo unido al de Javier por unas cuantas células generaran a este nuevo ser que nacería varón. Era todo un desafío: formar a un hombre!
Del segundo embarazo resultó una hermosa niña, Paz. Y el desafío no fue menor: criar a una semejante! Me sentía más vulnerable, más enternecida. Lo que ahora no podía creer era que una mujer como yo (como tantas) estuviera formándose en mi interior. También sentía esa fuerza femenina emergiendo de mí.
Mes tras mes todo cambiaba, en uno como en otro embarazo. El cuerpo, las formas. La redondez de mis panzas fue un deleite. Los pechos grandes, doloridos, llenos de vida. Mi compañero me veía igual o más sexy que antes; yo también lo encontraba más atractivo ahora que se convertía en papá. Las prioridades, los cuidados, las decisiones... todo se movía de lugar. Tal vez suene idílico, pero confieso que el estado que mejor me sienta y más feliz me hace es el del embarazo. Me siento más viva que nunca; todo alrededor toma un significado más emocionante y poderoso.
También tuve dos partos. Muy diferentes uno del otro, fueron el presupuesto necesario para que existieran tal cual fueron. Ambos iniciaron una etapa completamente nueva de mi vida; me permitieron conquistar lugares diferentes e inéditos. Ya se los contaré en detalle.
Y dos puerperios... Qué estado mágico! Subrreal, vertiginoso, incómodo, conmovedor, contradictorio, sensible, vulnerable... El tiempo se detiene o se modifica, simplemente fluye, cambia, todo cambia. Recuerdo mi interior como un torbellino de sensaciones tratando de volver a su lugar; las hormonas volviéndose locas por intentar  restablecer el equilibrio... Me recuerdo más hija y madre que nunca. Era nido y pichón a la vez. En el primero sin saber muy bien de qué se trataba, sin darme cuenta si tenía que pedir ayuda o cuándo era el momento de sucumbir ante tanto nuevo mundo. En el segundo más experimentada, más preparada y viviéndolo bajo la filosofía de "déjalo fluir" y de "no te resistas".  Y así apareció mi mamá en escena: en el primero a socorrerme, a consolarme cuando lloraba en sus brazos de dolor, de angustia o simplemente de alegría; en el segundo a sostenerme, a mimarme, a prepararme de desayuno la leche chocolatada con tostadas con manteca y miel más ricas de toda mi vida.
Y sí, todo cambió. El cuerpo, las formas, los proyectos, la manera de mirar la vida. De a poco la mujer y la madre conviven de modo más equilibrado; de a poco, despacio. Yo no tengo aquellos kilos de los que suelen quejarse las mujeres, sino más bien una falta importante de ellos... De un modo o de otro todo se modificó. Y más tarde o más temprano todo volverá a su lugar. Y lo que no, será por mantener vivo un vestigio físico de haberme convertido en madre.  
Qué más da! La sensación de pertenencia me invade y reconforta: fueron Mis embarazos, mis partos, mis puerperios...  

13 comentarios:

Françoise dijo...

Hermoso..... no lo pudiste escribir mas hermosso Mai. Yo coincido contigo, nunca antes me senti mas mujer que cuando estuve embarazada, es el estado mas lindo y senti las cosas mas lindas, que nuncva antes habia sentido. La magia de la maternidad....
Pues nada... hoy empiezo mi dia con un sabor muy dulce en la boca.... a consecuencia de haber leido este post.
Besos

Laia dijo...

Mai esas son las etapas mas bonitas de la vida de una mujer. Son etapas contradictorias estas feliz pero a la vez temerosa, nerviosa, insegura... una nuva vida crece en tí y será una personita que irá creciendo y creciendo.

Me hiciste recordar muchísimo.

Muchos besos

KL@U dijo...

MAISA BONITA UN DIEZ A ESTE POST!!
QUE LINDO LO QUE RELATASTE NOS HICISTE SUMERGIR POR UNOS MINUTOS EN TU VIDA....Y A MI ME TOCA DE CERCA YA QUE AL PRINCIPIO ERA INCIERTO COMO LLEVARIA MI EMBARAZO, Y SIN EMBARGO AQUI CASI AL FINAL DEL MISMO, PUEDO DECIR "QUE FUE IDEAL",PERO AHORA QUEDA LA OTRA PARTE EL "PUERPERIO" AL QUE SIEMPRE TENGO PRESENTE Y NO DIRIA QUE CON MIEDO SINO RESPETO....
COMO LO ENFRENTARE???
QUE ME SUCEDERA???
EN FIN ALGUNOS INTERROGANTES SIN RESOLVER AUN, PERO QUE QUIZAS PRONTO PUEDA HABLAR DE ELLO...

BESOTE!

Johana dijo...

Que hermosa forma de contarlo Mai. Es increible como cada vez que una de nosotras escribe hace que la proxima en leer se conecte automaticamente a su experiencia y uno revive y revive mil veces todo eso tan hermoso.
Estamos como las vacas..que rumiamos y rumiamos para volver a experimentar todo lo dulce de esa experiencia de nuestros embarazos, nuestros partos y puerperios...

Marina dijo...

Qué lindo... me emocinaste con tus palabras...
Claro que el embarazo es el mejor estado de la mujer...
Un besote. Me gustó tu blog. Te invito al mío...

Verónica dijo...

Que lindo relato Mai. Que lindas experiencias, y que linda tu mamá...

Besote.
Vero

XIMENA IANANTUONI dijo...

qué lindo Mai todo lo que describís, es tal cual, el embarazo, el puerperio qué momentos, qué intensidades, qué bueno ser mujeres madres y poder compartirlo de este modo, te mando un beso enorme.

Monica dijo...

Mai: me encanto, todo, todo, todo. Me haces recordar a un dia que Juani lloraba y yo no sabia porque y llame a mi mama y yo lloraba por el telfono y mi mama tambien lloraba y de repente todo se tranquilizo...estoy segura que fue esa conecxion nido-pichon-nido.
un beso enorme.
Moni

Realmarce dijo...

Que lindo post!
Yo tuve tres embarazos y dos partos y una cesaria.
Con las dos nenas el embarazdo fue perefcto: sana, con fuerza, me sentia hermosa. Con el varon todo lo contrario: tuve perdidas casi todo el embarazo, falta de hierro, cansancio, no podia respirar.
Los tres partos tambien fueron distintos, de peor a mejor. El primero cesario, con mucho estres y mucho maltrato. Los otros dos de bien en mejor.
Gracias por recordarme esos momentos
Nos seguimos leyendo,

Adriana dijo...

Ser madre es mágico es de lo único que no se vuelve felizmente ,que linda tu descripción creo que todas en el puerperio nos pasa lo mismo felicidad miedo alegría nostalgia yo que pasé por tantos ,fueron todos diferentes y únicos.besos

lunara dijo...

Que lindura, has de ser una mamá muy bella 8)

Laura dijo...

Qué hermosooooo! Yo he tenido embarazos tranquilos, sanos, plenos, pero siempre con muuuchos kilos de más y la dificultad para domar la balanza.
Pero los después fueron hermosos. El puerperio, una instancia como de sopor, del tiempo sin tiempo... pero hermoso!
Besos!

Marina dijo...

Ayyy Mai! que belleza de palabras!!, coincido al cien por cien en todo! nunca me sentí mas fuerte y poderosa que cuando estuve embarazada! todo el mundo me lo decía! yo sentía un poder dstinto en mi, es mágico y es para siempre!.
Lo describiste maravillosamente, tanto, que veo que todas hemos coincidido, besote!.