martes, 7 de abril de 2009

Palabras inagotables


Los comentarios maravillosos de las entradas anteriores me hicieron recordar las palabras que les comparto seguidamente. 

Mi amiga Meli, allá por la adolescencia,  se tomó el trabajo de copiarlo a mano para mí; doblé la hoja y la guardé durante años en mi billetera.

De esa manera estas palabras siempre estaban conmigo, a mano, para reconfortarme y darme claridad y coraje en momentos difíciles. 

Coraje para volver a empezar, una y otra vez, una y otra vez.

Dice así:

Si puedes conservar tu cabeza, 
cuando a tu alrededor todos la pierdan 
y te cubran de reproches. 
Si puedes tener fe en ti mismo, 
cuando duden de ti los demás hombres, 
y ser indulgente con sus dudas. 

Si puedes esperar y no sentirte cansado con la espera. 
Si puedes, siendo blanco de falsedades, 
no caer en la mentira, 
y si eres odiado, no devolver el odio, 
sin que te creas por eso 
ni demasiado bueno, ni demasiado cuerdo. 

Si puedes soñar sin que los sueños 
imperiosamente te dominen, 
si puedes esperar, 
sin que los pensamientos sean tu objetivo único. 

Si puedes enfrentarte con la victoria y con el fracaso 
y tratar a esos dos impostores 
de la misma manera.  
Si puedes tolerar que la verdad por ti expuesta 
sea retorcida por los pícaros 
para convertirse en lazo de los tontos. 
O contemplar que las cosas a que dedicaste tu vida 
se han deshecho, 
y lanzarte a construirlas de nuevo, 
aunque sea con gastados instrumentos. 

Si eres capaz de juntar, en un sólo haz, 
todos tus triunfos y todos tus aciertos 
y arriesgarlos a cara o cruz, en una sola vuelta, 
y si perdieras, empezar otra vez 
como cuando empezaste, 
y nunca más exhalar una palabra 
sobre la pérdida sufrida.
 
Si puedes obligar a tu corazón, 
a tus fibras y a tus nervios 
a que te obedezcan aun después de haber desfallecido, 
y que así se mantengan, 
hasta que en ti no haya otra cosa 
que voluntad gritando: persistir es la orden!
 
Si puedes hablar con multitudes 
y conservar tu virtud, 
o alternar con reyes y no perder tus comunes rasgos. 

Si nadie, ni enemigos, ni amantes amigos 
pueden causarte daño. 
Si todos pueden contar contigo,
pero ninguno demasiado.

Si eres capaz de llenar el inexorable minuto 
con el valor de los sesenta segundos de la distancia final, 
Tuya será la tierra y cuanto ella contenga.
Y lo que más vale:
Serás Un Hombre, Hijo Mío!
Rudyard Kipling


El cuadro es un Klimt.

10 comentarios:

Marijo dijo...

Depues de las palabras "sanadoras" que te regalo tu amiga y guardaste tanto tiempo, tu post "estado de Animo" quedo pegadito a Manu y Paz, Bien!! Vamos encontrando el equilibrio!!! Besitos!

Charo dijo...

Impresionantes palabras!
No pude escribirte nada antes, simplemente porque yo también andaba más o menos como vos. Beso grande!

Monica dijo...

Si nadie, ni enemigos, ni amantes amigos
pueden causarte daño.
Si todos pueden contar contigo,
pero ninguno demasiado.
SI TUVIERA QUE PEDIR ALGO EN ESTE MOMENTO SERIA LO QUE DICE ESTA FRASE.... A VECES LA GENTE CAUSA DAÑO SIN SABERLO, O COMO DICE GUTMAN ESAS VIOLENCIAS INVISIBLES, QUE SON MAS QUE DOLOROSAS....
SERA TRANSMUTABLE EL DOLOR ???? Y LA ANGUSTIA ???
UN BESO GRANDE Y SE TE LEE SALIENDO DE ESA NOCHE OSCURA DE LA QUE TE HABLE....
MONI

AnDreA GigAntE dijo...

WoW!...muy bueno Mai. Palabras inagotablesss!!
Gracias por compartirlo!!
Te mando un abrazo enormeeee y si hay tristeza, que se vayaaa, como la canción de Drexlerr!!
Besotes!!
P.d: ah! y puede ser que estos lentes me estén haciendo tocar cosas raras en mi blog, jajaja! voy a ver si los ajusto o me los cambio! jaja

KL@U dijo...

QUE LINDO!SON ESAS COSAS QUE UNO ATESORA PORQUE TIENEN VALOR EMOCIONAL ....PALABRAS QUE LLEGAN AL CORAZON,QUE BUEN GESTO EL TUYO DE HABERLO GUARDADO POR AÑOS!

HERMOSA IMAGEN!!

TE SIGO LEYENDO COMO SIEMPRE!!!

Magah dijo...

Fortaleza, absolutamente para vivir y vivirse. Para aceptarse con virtudes y debilidades. Exitos y fracasos.
Conocerce y aceptarse.

Un abrazo.

Magah

tiziana dijo...

Que buen escrito!
Habra alguien con una capacidad como esa?

Ese escrito deberia ser algo que deberiamos pegar al lado del espejo del baño para leerlo cada mañana mientras nos cepillamos los dientes

Verónica dijo...

Que divina tu amiga...Esas cosas que se guardan mas que en un papel..

Gracias por compartirlo.
Te mando un beso.
Vero

Dicen que... dijo...

Mai, muy lindo y sobre todo muy sabio lo que pusiste hoy en tu blog. Es como una linternita que va alumbrando el camino. Un beso. Sara

Mai dijo...

Marijo, amiga, el equilibrio se me hace tan difícil! De a poquito, muy de a poquito, tal vez llegue.
Charo, qué linda tu visita! Y bué, sigamos pese a los estados de ánimo...
Moni, "violencias invisibles", qué fuerte! El dolor y la angustia también se van, sólo que el mientras tanto cuesta... Todavía estoy en la noche oscura, agazapada, juntando fuerzas para dar el salto.
Andre! Me alegro que te gusten estas palabras! Y no te cambies los anteojos, son super divertidos, aun cuando distorsionen algo de la realidad!
Klau! Sí, ese papel escrito a mano por mi amiga es un tesoro... que no sé dónde dejé, porque cuando quiero guardar algo para no perderlo lo hago tan bien que después ni yo recuerdo dónde lo puse!! En una época lo sabía de memoria, y se lo decía a la gente linda de mi alrededor. Como ahora...
Magah... tal cual. Qué sabias son tus palabras mujer! Estoy en eso, tratando, la aceptación es un anhelo. La fortaleza cuesta, pero no me abandona.
Tiziana, yo me pregunto lo mismo! Me parece casi imposible semejante integridad! No obstante, vale la pena leerlo y releerlo, todos los días, como bien decís.
Vero! Voy para tu blog, extraño leerte! Gracias por venir!
Sara, ojalá sea una linternita! Aunque sea chiquita!
Gracias a todas por estar acá. Me siento menos sola, la verdad. Me cuesta, pero algo de claridad voy viendo...
Besos cariñosos a todas!!