domingo, 3 de julio de 2011

Amor

3 comentarios:

Noesperesnada dijo...

Impresiona. Hace que uno se detenga y busque en esa mirada algo más. Las hamacas suelen alegrar nuestra existencia y tienen -en ese ir y venir-una energía que nos despierta...

David C. dijo...

Los niños transmiten tanto con su mirada y sus palabras. Son increíbles.

Maisa dijo...

Noesperes...así es! Fue increíble ver su mirada y su felicidad en cada ir y venir!

Bienvenido David! La infancia conmueve, cierto?

Besos! :)