sábado, 28 de marzo de 2009

El poder de la empatía


La empatía es la herramienta más poderosa con que contamos para conectarnos con los demás. Es el adhesivo de la conexión humana y nos permite sentir, en un nivel profundo, qué siente el otro.
Sacrificarse por el otro es la esencia de un acto de compasión y empatía. Esta disposición a experimentar el dolor de otro ha sido parte de la tradición curativa, secular o religiosa, durante siglos.
No es fácil hacerlo.
El papel de la gratitud: Los amigos quizás agradezcan a alguien por algo que hizo o por una actitud. El mensaje verdaderamente efectivo es: He incorporado una parte de ti. Me transformó y enriqueció, y se la transmitiré a otros.

De Irvin Yalom, en Mirar al Sol.

Conocí, aprendí y sentí lo que es la empatía con Alejandra, una mujer increíble que coordina el grupo de crianza al que asistí. Fui a algunas reuniones, pero el poder de ese aprendizaje fue tan grande que cambió mucho mi mirada del otro. Y de esa manera, la mirada del otro cambió también para mí.
La empatía enriquece mutuamente. Hace que nos expandamos. Deja huellas.
La empatía cambia el deberías hacer por el yo hice.
Sustituye el a vos te pasa por el a mi me pasó.
Nos trasciende, y eso hace posible que en lugar de pretender entender al otro, nos pongamos realmente en su lugar, y el otro en el nuestro.

20 comentarios:

Sara Ham dijo...

Mai, me parece que si sos quien acompañó a Xime a ver a Serrat?, entonces si nos conocemos. Hacer grupo es una experiencia maravillosa, una posibilidad al crecimiento, a mi me enseñó muchisimo y en lo cotidiano está el resultado. Muchas veces ante actitudes que me perjudican resuenan en mis oidos palabras de mis compañeros y las modifico. Hay una frase de Vinacour que tengo presente "ir contra nuestra naturaleza", si lo que naturalmente nos sale no es lo mejor para nosotros vayamos en contra hasta que se nos haga natural. Un beso. Sara

Monica dijo...

ESTA PALABRA NO ME RESULTA LINDA, POR EL CONTRARIO SU SIGNIFICADO ME PARECE PERFECTO.
DE TODOS MODOS PIENSO QUE CADA VEZ NOS ES MAS DIFICIL PONERNOS EN EL LUGAR DEL OTRO, INTENTAR VIVIR Y SENTIR LO QUE LOS OTROS SIENTEN. QUIZAS ESTE MUY RELACIONADO CON ESTO DE VIVIR CADA UNO EN LA SUYA Y SEGUIR PARA ADELANTE SIN MIRAR A NADA NI A NADIE.
EN ESTE MEDIO SE ESCUCHA MUCHO ESA PALABRA, YO NO LA UO, PERO LES DEVUELVO SU SIGNIFICADO CON CRECES A CADA UNA DE LAS QUE LEO, COMPARTO Y ME PONGO EN SUS ZAPATOS...
MONI
( ME ACORDE DE VOS CUANDO HOY EN STARBUCKS ME LLAMARON POR MI NOMBRE PARA DARME MI CAFE...SE ME DIBUJO EN LA CABEZA EL VASITO CON TU NOMBRE QUE PUBLICASTE EN UN POST...)

Monica dijo...

ME OLVIDE......PAZ EN LA FOTO TIENE LA MISMA SOLERITA QUE JUANA EN LA FOTO DEL COSTADO DE MI BLOG...SOLO ESO....ME CAUSO GRACIA LA COINCIDENCIA....
BESITOS.
MONI

Mai dijo...

Guauu Sara! Qué frase!! Me deja pensando y pensando...
Qué loco! Cuando me di cuenta que eras vos, veo que coincide tu aspecto personal con el aspecto de tu blog. No sé exactamente cómo explicarlo, pero lo siento así.
Cuando conocí a Xime personalmente me pasó lo mismo, lo que confirma cuánto de uno ponemos en esto!
Bueno, ojalá no sea la última vez que nos veamos!
Beso grande! Gracias por estar y comentar!

Mai dijo...

Moni, la empatía es una enseñanza muy fuerte. Yo la conocí en grupo, como conté. En esos círculos íntimos con conexión en algo vital (la vida, la muerte, la terapia, etc) se aprenden cosas tan copadas como esta.
Yo no puedo vivir sin mirar alrededor. Me pasa así. Conecto mucho con la gente, lo busco, me re fortalece. Y por suerte, mucha gente también conecta conmigo.
Como me dijo mi amiga del alma, Ana: "A mi me encanta la gente".
Es cierto, vos te ponés en nuestros zapatos, y con mucha onda y dedicación. Ahí hay empatía, o como quieras llamarlo!
Yo también noté lo de las remeritas de las nenas!
Me muero de amor porque te acordaste de mí en Sturbuck. Me hacés acordar al libro de Yalom que estoy leyendo: "la expansión por ondas concéntricas", es decir, estar presente con lo que podemos dejarle a los otros, y ellos a nosotros.
Y si un día nos tomamos un cafecito de esos tan ricos? Hacemos un encuentro real? Quién se suma?
Besossss!

Françoise dijo...

Esa transparecia hace mucha falta, quitarnos mascaras, realmente acercarnos al otro con la verdadera intencion de estar es maginifico. Hoy no es facil, siempre hay intereses de por medio.. pero mientras mantengamos las convicciones seguro que se puede.
Un besote Mai

Mai dijo...

Qué lindo punto de vista Fran!
Beso grande!

Ximena Ianantuoni dijo...

qué buen libro que estás leyendo Mai, ideal para este momento de la vida!!,
me encanta que se hayan detectado con Sara,

empatía es como decir intimidad, situación de vulnerabilidad que nunca fue fácil, no tiene que ver con la época histórica, tiene que ver con la expansión personal,

besote

Monica dijo...

ME ENCANTARIA TOMARME UN CAFE RIQUISIMO DE ESE LUGAR Y SI ES ACOMPAÑADA CON USTEDES, PUES MUCHO MEJOR....SERIA LINDO NO ??? CUANDO QUIERAS ARREGLAMOS Y A VER QUIEN NOS HACE EL AGUANTE...
BESOS.
MONI

Monica dijo...

JAJAJJAJAJA !!!!!!!! ACABO DE ENCONTRAR TU COMENTARIO EN EL BLOG DE RICARDO...EN SERIO QUE HABIA PASADO EN OTRA OPORTUNIDAD ???? AJAJJAJAJA QUEDE COMO UNA VIEJA DESMEMORIADA...MUY GRACIOSO...
MONI

anna dijo...

Gracias primero de todo por hacerte seguidora mia, supongo que a sido por el blog de Sara Ham que es estupendo.

Te iré leyendo.

Saludos

Anónimo dijo...

la verdad,me importa muy poco que lo publiques ..si hay algo que no me gusta te lo digo y listo..en realidad me da la sensacion que los que escriben ,en general..son gente sensible..que no tiene demasiados amigos...y quiere hacerse la ccopada,pero la verdad no me interes aque lo publiques

Mai dijo...

Anónimo, vale la pena escuchar también lo que a uno no le gusta. Sólo te pido que lo hagas con delicadeza, como esta vez, porque tampoco quiero que sea algo grotesco, de tu parte ni de la mía.
Me hacés reír, la verdad!
Amigos? Uff! Tengo a todos los que quiero tener. Adoro a mis amigos.
No me hago la copada, soy copada (para algunas gentes). Para otras, como para vos, no lo soy.
No se puede agradar a todo el mundo.
A mí me gustaría saber por lo menos si sos hombre o mujer, cómo llegaste a este blog, qué te molesta tanto de este lugar, y claro, me gustaría saber tu nombre.
Bueno, como dice mi amiga Xime, Vamos Viendo!
Saludos.

Mai dijo...

Anna, bienvenida! Sí, llegué a tu blog por el de Sara.
Nos seguimos leyendo!

Anónimo dijo...

sabes una cosa..el problema es que no interesa si sooy hombre o mujer ..ni mi nombre.el problema es que no todo se puede saber..
es mas tal vez sea el alter ego de alguna de tus visitas?
pero ponele que me llama la atencion que sean a partir de que los lean..
juntarse amigos del blog?..raro
esta en vos publicarlo o no..
ahora se queres no escribo mas ,pero es como un vicio..lo leo y me rio..

Mai dijo...

Hola Anónimo,
te reís con sorna o con onda?
No me molesta que sigas escribiéndome, es más, está bueno ponerme a pensar en lo que criticás, por lo menos por ahora.
Por ejemplo, me decís egocéntrica, no? Y sí, lo soy. En algunos aspectos es bueno y en otros no. Creo entender que criticás que cuente anécdotas de mi hijo, y eso no lo hago por egocentrismo, sino por orgullo, por ternura, por felicidad.
Encontrarnos amigos bloggeros? Está buenísmo! Por qué no?
Y no me acuerdo más.
Bueno, te mando un saludo.
Ah! El de "la red para los cornalitos", fuiste vos? Jaja! Me hizo reir...

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Mai dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Rossana Vanadía dijo...

Tengo que leerlo!

tiziana dijo...

Algo que no esta de mas saber y tener en cuenta:

..."No soy para ti más que un zorro semejante a cien mil zorros. Pero, si me domesticas tendremos necesidad el uno del otro. Serás para mí único en el mundo...". La estrecha relación que logra El Principito con el zorro, en el relato de Antoine de Saint Exupéry, ilustra el intenso lazo que pueden establecer los niños con sus mascotas. Un lazo mediante el cual los pequeños además aprenden a ser responsables, desarrollan su espíritu lúdico y empatía.
El plano afectivo se ve beneficiado por las mascotas, especialmente en cuanto a la empatía. En su libro Why the Wild Things Are, sobre la relación entre niños y animales, la profesora de desarrollo infantil de la Universidad de Purdue (EE.UU.), Gail Melson, explica que con sus mascotas los niños adquieren a temprana edad la capacidad de reconocer que hay necesidades que difieren de las propias, por lo que tiene sentido para ellos que esto ocurra también en sus relaciones con sus pares y con familiares.
Sin embargo, tener una mascota no basta para desarrollar responsabilidades o empatía: "No es algo automático, los animales favorecen estas formas de aprendizaje que estimulan su desarrollo siempre que la familia estimule el preocuparse por otros y ser generosos con ellos"