domingo, 20 de diciembre de 2009

Las casualidades no existen



Entrar a un lugar lindo para cenar, en grata compañía, es por sí mismo agradable.

Pero si además lo primero que ves sobre una pared es un Polesello original... se siente un hallazgo.

Un regalo del destino.


1 comentario:

Maxi dijo...

que linda imagen, Mai! Entré porque en el recuadrito de abajo de uno apareció y me llamó mucho la atención. Las figuras geométricas que generan arte me encantan! Y asl casualidades tambien.
Besos.