jueves, 3 de diciembre de 2009

Inspiración



Pensé que era el gato que había logrado infiltrarse en la habitación. Debajo de la cama se escuchaba un golpeteo incesante, desordenado, típicamente juguetón.
Aunque estaba decidida a sacarlo de la habitación, no podía dejar de leer ni por un segundo la novela que me atrapó ya en el prólogo, porque éste mismo es una historia.
Recuerdo a Alejandro Rozitchner decir que tenemos una gran ventaja quienes queremos escribir en la actualidad, y esa ventaja radica en que los géneros literarios ya no son tan estáticos: la novela puede ser un conjunto de ensayos bien hilbanados; un ensayo puede nacer del seno de una novela; muchos cuentos juntos pueden lograr una gran historia digna de ser contada.
Lo cierto es que me sorprende que un escritor logre conmoverme en el prólogo, habiendo hecho de él un cuento.
El capítulo 1 inaugura la novela y me enfrenta a una realidad inexcusable: me encanta escribir, quiero lograrlo, y tengo un enorme poder de observación.
Mientras tanto me decido a buscar al gato debajo de mi cama, y descubro que no era él quien hacía ruido.
Con las rodillas sobre el suelo, e inclinando la cabeza, recorro cuidadosamente el largo del "debajo" de la cama, y descubro qué lindo es a veces ver las cosas desde otro lugar. Desde este lugar, "el abajo", todo toma otra magnitud.
Las patas de la cama antigua, el piso color maíz brillante, los muebles de roble me hacen reconocer el sitio. Es mi lugar, sigue siéndolo, lo reconozco, y me hace feliz sentir que todo lo que se erige sobre este piso es mi pequeño y heróico mundo.
Sonriendo observo cómo mi hijo mueve sus dedos, lúdicamente, sobre el borde del otro extremo de la cama mientras se va quedando dormido, logrando ese sonido tierno que tanto logró hacerme descubrir.

7 comentarios:

Ricardo dijo...

Ver las mismas cosas desde diferentes lugares, nos hace sentir que ese "pequeño y heroico" mundo es como el Mundo al alcance de nuestras manos..

Maisa dijo...

Así es Richard! Qué hermosa manera de decirlo. Te lo agradezco mucho!

Sibila dijo...

Que lindo escribís...seguro que llegás a eso que querés...Sos muy observadora y tus observaciones se convierten en relatos que se disfrutan.
BEsos!!

Tiziana (+ que 4 patas) dijo...

Bueno sin que te rias.

A mi me encanta tirarme en el cesped y ver el mundo desde la optica de mis perros y si es fascinante.

Es increible la perspectiva que toman las cosas segun el angulos donde estemos

AnDreA GigAntE dijo...

Je! que lindo! que dulce, muy tierno.
Besotee

Anónimo dijo...

Mai encontré googleando a mi supuesta hermana un artículo de poesía, ?será ella???... la verdad no se, pero lo leí y me gustó, lo comparto con vos... besooo

CAPULLO DE EMOCIONES
Capullo de emociones
Deshice en tu partida.
Marchité el tiempo
y con él…
Alfombre las heridas
Que tus seres queridos
Llevarán de por Vida.
Capullos de emociones
Deshice en tu partida
Testigo fiel, la brisa,
La miel, y una canción de cuna.
Hoy, en desérticas distancias
Las redes olvidadas,
en grisáceos crepúsculos,
lloran ahorcadas
en barrancas suicidas
de claro de luna…
Despidiendo tu partida.

Mercedes Risso

Anónimo dijo...

MAI COMO ME GUSTA DESCUBRIR ESA OTRA PARTE TUYA ,NUNCA HUBIESE IMAGINADO LAS COSAS HERMOSAS QUE TENES ADENTRO T.Q.M (PATO) 15/12/09