domingo, 22 de febrero de 2009

Artistas de lo imposible y la improvisación


En tiempos de crianza muchos placeres de la vida se viven de modo interrumpido;
la lectura,
las comidas,
las charlas,
las películas,
la escritura,
las rutinas,
el sueño,
el sexo.

Y mientras nos vamos acostumbrando y el tiempo transcurre, nos convertimos en artistas de lo imposible y la improvisación;
reinventamos modos,
reciclamos criterios,
derretimos relojes como Dalí,
disfrutamos en capítulos,
nos entregamos a las circunstancias,
nos revelamos por seguir existiendo,
nos corremos de lugar,
nos atrevemos a la aventura,
recomponemos el entusiasmo,
encontramos placer en los detalles.

Como dice el poeta, Nada se pierde, todo se transforma.

El dibujo es de Nellita.

12 comentarios:

Ximena Ianantuoni dijo...

¡¡BUENÍSIMO MAI!! es tan asi,
besote

Laia dijo...

Buenísimo Mai, tienes toda la razón se improvisa y se transforma y todo es simplemente diferente pero igualmente maravilloso.

Besos

Charo dijo...

Acabo de llegar de la casa de una amiga, de comer una asadito. Las mamás, más jóvenes, menos jóvenes, hablábamos de eso. De esa parte de los chicos que cansa y hasta agota, de las ganas a veces de hacer algo tranquilo. Cómo eso que era parte de la vida cotidiana ahora es excepcional, como una salida, una charla, etc. Pero cuánto vale la pena!!!

Ricardo dijo...

En un sistema cerrado, nada se pierde, todo se transforma...

Lo describió Lavoisier y lo aplicamos nosotros todos los días...
A mi me encanta como lo canta Drexler...

Jess ʚïɞ dijo...

Divina la forma de ponerlo en palabras. Así deberíamos a aprender a reinventarnos a nosotros mismos todos los días.

besitos,

Somos tres dijo...

Tal cual Mai!! que lindo que lo definas como un arte, coincido con vos
besito
EUGE

linda cardina dijo...

buenisimo mai!! es muy linda!!!

Verónica dijo...

Tal cual!! Nada que agregar..

Besitos

Henry Peace dijo...

No hay nada como entregarse a las circunstancias, creo que es la mejor forma no sólo de encarar la crianza, si no la vida misma.

Alma dijo...

Muy sabias tus palabras.

aunq no sólo eso ocurre en la maternidad, sino en el día a día.
hay q saber encontrar el pequeño placer del día a día, cambiar la rutina, encontrar aquello q nos haga sonreir... aunq para ello tengamos q cambiar horarios, costumbres...

besos

Alma

juli dijo...

Que bueno mai....con pocas palabras lograste describir un poco lo que nos pasa a todas/os....pero sí que vale la pena eh!

AnDreA GigAntE dijo...

Me encantó éste post Mai! Te había escrito algo antes, pero parece no lo tomó. Qué pena!
...bueno, igualmente te decía esto, que me encantó lo que escribirte, es corto y conciso. Fresco y verdadero.
Aprovecho para decirte que me es, además de muy lindo leerte, muy nutritivo, ya que, al estar yo en otro momento de mi vida, y no haber vivido todas esas cosas que nombras, entrar en tu blog, siempre me invita y propone, a ponerme en tus zapatos y salir a pensar y reflexionar sobre otras realidades (como la de los hijos), y eso, me encanta!!
Miles de besos!