lunes, 7 de junio de 2010

El beso



La sencillez de su expresión no le impidió sentir el deseo ni percibir la ternura que le profesaba.

Amorosamente le dijo: _ Me muero de ganas de darte un beso.


7 comentarios:

Daniel Os dijo...

Ojalá se trate del beso primogénito de un deseo alimentado sin prisas, o al menos con sana ansiedad.

“A menudo los labios más urgentes no tienen prisa dos besos después”, decía el tío Calamaro.

Qué gran imagen, cuánto deseo de beso hay alrededor de esos labios.

D.

Stella M. Alonso dijo...

Pasate por mi blog, Klimt presente!!!!!

Besos

Luis dijo...

genial. ni más, ni menos

Noesperesnada dijo...

El deseo de besar es por su propia naturaleza lo más simple que nos puede pasar y esa simpleza lo que lo hace imposible a veces...

Anónimo dijo...

Tan simple como un beso o tan atrapador, solo un beso....

Fue tu beso
ese beso
el único beso
(ya no existen otros besos)
sin relojes
ni brújulas
ni paranoias
y eso es lo mejor de todo
que no te importó nada
y ataste nudos de garganta
y desataste lagrimales
y murmuraste sobre mi boca
la conmoción de tu boca
mágica
y seguimos deshidratándonos
sin gravedad
ni atmósfera
serenos y agónicos
como si fuera la primera vez
o la última....
Poesia de Raquel Nieto.
(blog Dama de marzo).
Capitan del Espacio.

delivery post-crucifixión dijo...

¿Y ella que le habrá contestado?

¿Cuántas veces he reprimido esa expresión por no saber si era el tiempo propicio?

Hasta que el tiempo propicio se da, y las palabras fluyen por sí mismas...

Beso virtual para tí!
R.P.

Maisa dijo...

Qué hermosura leerlos!!!

Gracias por estar.

:)