lunes, 28 de junio de 2010

Hijos ateos



Pasamos frente a una catedral muy pintoresca con el auto, mientras que en el asiento de atrás se producía el siguiente diálogo:


Paz _ Ay miá Manu! Un castisho de pinceeesaaaas!

Manu _ No Paz, no es un castillo de princesas!

Paz _ ¿Y qué es, Manu?

Manu _ Es... una municipalidad... o algo así!

Lo que demuestra, a las claras, que estos niños están siendo criados ateos. Lo que me lleva a considerar, en breve, qué responderles frente preguntas tales como ¿A dónde nos vamos cuando nos morimos? ¿Yo antes no existía? ¿Y dónde estaba? ¿Y qué pasa con los cuerpos de la gente que se muere? ¿Se van al cielo?

Ay! Ximenita... ¿me dedicás un ejemplar de Cómo criar hijos ateos...?

4 comentarios:

Daniel Os dijo...

¿Son los ateos los que no encuentran respuestas o los devotos los que suelen conformarse con aceptar lo que creían sus predecesores? Sin ser un hombre de medias tintas, en materia de religión apoyo la duda.

Y hablando de dudas… los monarcas, que son tan excéntricos, ¿habrán tenido alguna vez una princesa que viva en una municipalidad?

Besos de dudosa fe y sangre roja,
D.

delivery post-crucifixión dijo...

Neeee, el hecho que no reconozcan una Catedral o una Iglesia no significan que sean (necesariamente) ateos. Dios no se agota en las Instituciones...

Ok, el temna de Dios se nos plantea irremediablemente. Diría que uno de los rasgos del ser humano implica plantearse esa pregunta. Cada uno tendrá sus motivos y sabrá en su corazón como contestarla.

Esto me está dando motivos para hacer un posteo. Entre lo que escribió Ale sobre la muerte ayer y vos hoy, no lo dudo voy a escribir un poco sobre este difícil tema.

Ah, dejando de lado que sean "ateos", el libro de Ale y Xime está copado. Pero lo más importante es que (al igual que vos): ¡quieren mucho a sus chicos!

Otro beso!

Ximena Ianantuoni dijo...

¡divinores!!, ¡muy bueno lo de los niños!! esa mirada nueva sobre las cosas que el mundo les presenta me alucina!!,

en la próxima vuelta un "Hijos sin dios" para mi amiga linda, para seguir compartiendo!!
besote

Maisa dijo...

Daniel,
Creo que los ateos encuentran otro estilo de respuestas a las que encuentran los religiosos. El tema es que las respuestas de cada uno deja contento sólo a su grupo, y es lógico que así sea.
Yo he elegido dejar de dudar, y las respuestas que logro me gustan mucho más ahora que antes.
No sé si habrá habido una princesa en una municipalidad alguna vez, pero lo que sí te aseguro es que mi princesa en esa municipalidad se vería bellísima!

Dely,
Obviamente, el ateismo no se define por estas cosas! Sin embargo, realmente me quedé pensando en que estos hijos desconocen ciertas cuestiones simplemente porque no forman parte de un lenguaje común con ellos. Ni su papá ni yo nos comunicamos con ellos a través de un discurso que incluya algún tipo de religión. Y lo cierto es que no sucede esto forzadamente, sino de manera natural.
El libro de Xime y Ale no lo leí todavía, pero de verdad que me vendría genial hacerlo!

Ximenita,
Esa es la cuestión! Me sorprendió qué palabras utilizaron, por primera vez, para nombrar eso que
para todos se llama Iglesia.
Y ahora me acordé de un capítulo de Cuentos Asombrosos en el que una mañana un niño se despertaba y todo había cambiado de nombre. Al desayuno se le decía dinosaurio, a los dinosaurios árboles, y a los árboles lápices, y así seguía la historia...
Y desde entonces me quedé pensando qué maravilloso, rico e inagotable es el lenguaje!

Besos a todos!!!

:)