jueves, 12 de junio de 2008

Mamá, estoy "eloso".



Al mismo tiempo que le enseño a Manuel que se dice "celoso" y no "eloso", trato de ayudarlo a comprender y a sobrellevar sus celos. Me impactó su ternura y ver qué claro tiene lo que siente aún sin saber cómo llamarlo. Es un niño muy capaz de manifestar lo que siente, de comunicar todo lo que le pasa. En realidad todos los niños lo hacen, sólo que no todos los adultos saben escuchar. Y también hay niños que, sabiendo lo que les pasa, prefieren arreglárselas solos... si total nadie escucha... Y, por supuesto, también sucede que aunque los niños sepan comunicar sus sentimientos y los adultos escucharlos, los grandes necesitan un tiempo para decodificar o desencriptar el mensaje.

Lo cierto es que Manu está muuuy celoso, y su humor muy suceptible. A veces se hace difícil. No es agresivo con su hermanita (aunque más de una vez tuvo un "ataque" de amor); soy yo en realidad la destinataria final de sus reclamos, de sus quejas, de su malestar.

¿Por qué será...?

Javier y mi amiga Meli ayer en el almuerzo me hicieron despabilar un poco. Y caí en la cuenta de que mi analista lo había intentado hace un tiempo cuando me dijo "Parece que Paz está ocupando mucho más que tu cama..."
Soy muy culpógena así que, aclaro, me doy con un caño por esto que paso a decir:
* Naturalmente soy la "culpable" de los males de mi hijo, ya que fuí la impertinente y atrevida que de su vientre trajo a esta intrusita;
* Soy quien le hizo reconocer a nivel conciente la unión que existe entre un bebé y su mamá;
* Decidí dejar de ver las cosas como definitivas y por eso perdí el miedo de "no la sacás más de tu cama";
* Disfruto dormir con ella, abrigarla del frío, darle la teta durante la noche, ver su primer sonrisa al depertar;
* Muchas veces me acuesto cuando a ella le dá sueño y descanso leyendo algo o mirando la tele, mientras Manu queda al cuidado de su papá;
* Estoy en pleno duelo de la separación;
*No me sale de otra manera. No me sale mejor, pero peor tampoco.

Ruego paciencia. Se me caen las lágrimas... Me duele que ya no seamos una sola, que no dependa sólo de mí, que pueda quedarse al cuidado de otras personas, que me diga chau con su manito... Pero también me enorgullece! Verla crecer es maravilloso. Estoy reconciliando tantas cosas conmigo misma...
Si, ya sé! Manu está celoso porque tiene que estarlo; porque tener un hermano mueve todo de lugar; porque compartir el amor de los padres es la competencia más primal...

Y para los padres tampoco es fácil repartirse en los cuidados y la atención de los hijos; ni en los juegos y pedidos. Nosotros también tenemos mucho que aprender de la situación, de ellos mismos, y hasta de sus naturales celos.





4 comentarios:

Adriana dijo...

MAISA a mi me pasaba lo mismo pero ya con cinco hijitos dejo que las cosas fluyan y me siento un poquito menos culposa pero se necesita tiempo y trainer pero se logra .besos Adriana

Laia dijo...

No sabes como te entiendo, Mai. Yo a veces miro a Aitana y no se como creció tan rápido, es como si me lo hubiese perdido estando alli!!!
Con Manu, ya se que sabes que es normal, pero se pasa mal ver sufrir a un hijo, pero para el es dificil. Yo he sido hija única hasta hace muy poquito y aun a veces me cuesta entender y aceptar que mi madre no es solo mía. No te culpes (se que es dificil yo también me culpo por todo).
Muchos besos y ánimo

Andrea dijo...

Mai: Quedate tranquila, lo estas haciendo muy bien, a Manucho solo le falta tiempo......
Seguí escribiendo que lo haces muy bien y se también que es un momento muy tuyo. Te quiero muchísimo.
Tu amiga y por circunstancias de la vida, cuñadas....

Mai dijo...

Andre sos una dulce! Me emociona cuánto me conocés y me querés. Gracias por tu apoyo de siempre. Amiga y familia!
Gracias Adriana y Laia por vuestro apoyo! Me sirve todo lo que me dicen!
Besos!!