miércoles, 20 de mayo de 2009

Gracias


Gracias por sostenerme cuando siento que caigo al abismo.

Gracias por tender un puente sólido lleno de palabras que me conducen a confiar en mí.

Gracias por estar al lado mío cuando lloro tan intenso.

Gracias por tomar mi mano fuerte y acariciarla tan dulcemente, mientras no logro verla entrelazada con la tuya porque no puedo siquiera abrir los ojos.

Gracias por decirme que estás ahí para ayudarme, que para eso estás, ante mi súplica de que no me dejes sola.

Gracias por desplegar tu arte con amor, y tus pensamientos de modo tan efectivo.

Gracias por el té caliente, los pañuelitos blancos de papel suave y por llenar de calor el lugar.

Gracias por ejercer con dedicación, atención y cuidado.

Gracias por confiar en mí, y que eso haga que yo también lo haga.

Gracias Gabriela por ser mi psicóloga desde hace tantos años. 

El cuadro es un Monet.

6 comentarios:

Magah dijo...

Mai:
Leí con suma atención tu agradecimiento a Gabriela.
Justo y en paralelo al final del texto tuyo, aparecen en la columna de la derecha, aquellas pocas palabras que una tarde me inspiraste a que te regale, y terminan diciendo lo que quisiera decirte ahora: "...pronta a amanecer"

Un cariño grande!

ALEJANDRA dijo...

GRACIAS A TI POR TU SENSIBILIDAD Y SOBRE TODO POR COMPARTIRLA...

Ximena Ianantuoni dijo...

qué lindo Mai, todo lo que podés sentir y decir, un privilegio para tu psicóloga.

Anónimo dijo...

muy agradecida vos tb, muy bueno.-
Mirá justo lo que "lala" transcribió en su blog: http://lamotivaciontesientabien.wordpress.com/

“…Yo había saltado desde el borde del acantilado y justo cuando estaba a punto de dar contra el fondo, ocurrió un hecho extraordinario: me enteré de que había gente que me quería. Que le quieran a uno de ese modo lo cambia todo. No disminuye el terror de la caída, pero te da una nueva perspectiva de lo que significa ese terror. Yo había saltado desde el borde y entonces, en el último instante, algo me tomó en el aire. Ese algo es lo que defino como amor. Es la única cosa que puede detener la vida de un hombre. La única cosa lo bastante poderosa como para invalidar las leyes de la gravedad.”

Paul Auster

Sldos
Cecilia

AnDreA GigAntE dijo...

Mai! días nublados?? ARRIBAAA!! Que acá hay mucha gente que te lee y te acompaña diariamente, como una caricia, un abrazo, o como el simple hecho de compartir una taza de té con una amiga.
Mucha luz para éstos días nublados!!
un fuerte abrazo,
Andre.-

Malala dijo...

Mai, qué bueno que encuentres un espacio de re-conocimiento, refeljo, refugio. A mi me está pasando lo mismo con la terapia, es algo totalmente nuevo y maravilloso para mi.
Te mando un abrazo cálido, con perdón por su demora.