miércoles, 24 de febrero de 2010

La pata del elefante



Parece que el elefante ha decidido sacar su temible peso de encima de mi pequeña espalda.


Siento el alivio. Respiro hondo y encuentro aire.

Aunque recuerdo las palabras de Kipling, aquellas que me enseñaron a tratar como impostores tanto al triunfo como al fracaso.

Y en este bar lleno de color suena esta canción de fondo, y de tanta alegría casi invito a bailar al camarero.

Un escollo más, superado. Un bonnus track en el juego de la vida.

Una pata del elefante menos encima.

6 comentarios:

Ricardo dijo...

Bien Mai! me alegro mucho, tal vez el elefante no era elefante ni tus espaldas tan chicas. El tiempo tiene eso, da perspectiva a las cosas. Creo que de a poco y teniendo en cuenta a Kipling vas a vivir más cerca del festejo. Y escuchando a Frank recordé otro tema Wave (ola) que le escribió Jobim y que creo, completa el cuadro colorido.
Colorido no florido eh! jaja.

Noesperesnada dijo...

Cuando dices: una pata de elefante menos, impresionas; un te imagina arrastrando tu existencia por debajo de una gran manada...

Noesperesnada dijo...

Ah, y la música es realmente para salir a bailar con el camarero.

Stella M. Alonso dijo...

Me alegro mucho por vos!!!!!!!!!!!!!!

Bailar con el camarero tampoco estaría nada mal.

Besos

Jime dijo...

te dije que iba a haber aburrimiento mutuo, se fue a buscar a alguien a quien oprimir... ossooooooo, a mi no me encuentra!!!

Maisa dijo...

Richard, viste que todo depende de la percepción de cada uno! Lo importante, siempre, es intentar ser feliz con nuestra realidad. Gracias!

Noesperes... ufff... sí, qué fuerte esa imagen mía debajo de una manada... Pero te puedo asegurar que algo así como un tsunami he tenido que enfrentar últimamente! Para adelante, siempre para adelante! Viste? Es hermosa esta canción para bailar!! Besos!

Gracias Stellita!!! Divina tu onda!! Claro, ustedes me imaginan bailando con el camarero (pobre confundido) en ese bar colorido de estilo francés y lleno de luz, cierto? Jaja! Beso!!

Jime, a usted la va a tener que correr el elefante. No la agarran facilmente! Y corre en desventaja, por su temible peso... Grossa Reina!!!