lunes, 8 de marzo de 2010

Este 8 de marzo...




Me levanté temprano; había disfrutado la noche.
Colgué cuadros en mi casa; compré y me regalaron mis primeras obras de arte.
Fuí con una colega amiga a ver oficinas.
Hice Pilates.
Recibí el llamado de mi amiga para saber si me sentía mejor.
Recibí a mis hijos; me sentí triste cuando le vi a Manu un diente menos, y no porque se lo llevó el ratón Pérez, precisamente, sino porque una caída se lo arrancó de cuajo.
Me duché. Me vestí, peiné y maquillé para ir a trabajar.
Pasé por el banco; charlé como siempre con la empleada enamorada de vivir en San Telmo.
Llegué a la oficina; nos contamos con Ale nuestros fines de semana.
Tardé en conectar.
Dejé un mensaje en el consultorio odontológico.
Atendí gente, hice llamados.
Sentí que no llegué a hacer ni la mitad de lo que debiera haber hecho, y que me cuesta tener ganas de hacerlas.
Recibí saludos por este día, que agradecí y devolví con gusto.
Chateé con mi mejor amigo sobre una extraña desaparición; me recordó que me divirtiera.
Vino el artista a cobrar su merecido; dijo cosas interesantes.
Exhausta terminé de trabajar.
Corriendo llegaba a casa, mientras hablaba por celular con una amiga preguntándole si tiene a alguien de confianza para que cuide a mis hijos.Renunció mi niñera; su nieta la necesita.
Abracé a mis hijos al llegar. Nos mimamos. Manu me abrazó fuerte diciéndome que había olvidado decirme "Feliz día de la mujer".
Revisé su cuaderno; para mañana la primera tarea.
Me dijeron lo que veían en los cuadros. Les conté que los invitaron a pintar.
Bañé a Paz.
Hablé con mi hermana por teléfono.
Preparé la cena escuchando a Marisa Monte.
Comimos mirando "Alvin y las Ardillas".
Lavé los platos y se inundó mi cocina. Sentí que esta casa tiene cosas de utilería. Sequé el piso, mientras Manu se lavaba los dientes.
Escribía estas líneas mientras Paz se abrazaba a mis piernas.
A mi izquierda, "Mujeres que corren con los lobos".

"Dentro de toda mujer, incluso de la más reprimida, alienta una vida secreta, una fuerza poderosa llena de buenos instintos, creatividad apasionada y sabiduría eterna. Es la Mujer Salvaje, una especie en peligro de extinción que representa la esencia femenina instintiva. Aunque los regalos de la naturaleza les pertenecen desde el nacimiento, los constantes esfuerzos de la sociedad por civilizar a las mujeres y constreñirlas a unos roles rígidos las han dejado sordas a los dones que albergan en su interior..."

Me reconozco en mi naturaleza. Y siento que todo valió la pena.

Feliz día, Mujeres del Bosque.

3 comentarios:

Sibila dijo...

FEliz Día Mai!!!!!

Ximena Ianantuoni dijo...

qué bárbaro!

Passion dijo...

Excelente!!!

No tengo nada para agregar
tu descripciòn es la foto de muchas que, aùn quedamos

gracias a Dios :)