jueves, 18 de marzo de 2010

Perspectiva de la realidad



Hay días muy exigentes, de esos que cuando terminan sentís dolor en la espalda por aquel peso simbólico que tuviste que llevar.


Te desplomás en la cama y no podés creer que hayas pasado tantas horas de actividad.


En el medio obligaciones, responsabilidades, tiempos con los que cumplir, todo a la velocidad del infarto. Algún que otro sinsabor, y la sensación de que la ola te tapa...

Y de un momento a otro te ves entrando al aula de primer grado de tu hijo, en el que reina el silencio de esas mentes pequeñas concentradas en tan árdua tarea: aprender. Aprender todo de cero, todo por primera vez. Sentís tanta tranquilidad y sosiego, tanta necesidad de parar y respetar ese inocente y esforzado aprendizaje...

La vida tiene estas cosas. Te cambia la perspectiva de la realidad en fracción de segundos... si estás dispuesto a percibirlo.


2 comentarios:

Paola dijo...

Somos vulnerables, a veces una sola circunstancia puede poner todo de cabeza y nos obliga a Re-aprender. Nunca es de cero completamente, aunque no deberíamos perder esa necesidad de absorverlo todo, aprender de todo, como nuestros hijos.

Que la ola no te tape! Un beso.

Ricardo dijo...

Claro! con las olas sólo a surfear ó atravesarlas por el medio para que no te arrastren.